Somos lo que escuchamos.

 

Nahuel Briones