JVLIAN: RAP, SINTETIZADORES Y BUENAS HISTORIAS.

JVLIAN: RAP, SINTETIZADORES Y BUENAS HISTORIAS.

La primera vez que escuché Jvlian fue con “Desintegrador”, de su álbum homónimo, una noche común y corriente y la pregunta fue inmediata: ¿quiénes son estos pibes? 

Escuchar Jvlian no es una experiencia de una sola vez: su música atrapa, cuestiona e inquieta, pide más y da más. 

Iniciados en el año 2005 con Julián Larquier y Julián Tello, los covers clásicos fueron sus primeros trabajos, dándoles un tinte electrónico. Se movieron hacia los temas propios con rapidez y, mientras crecían en número, los cerebros musicales de los integrantes de la banda, trabajaban a todo ritmo para crear composiciones propias que fusionaran el Hip Hop y el formato canción.

Fue Joni quien tomó la palabra para hablar, contando cómo la banda empezó llamándose Julián. Pero se hacía difícil identificar la banda por las redes, considerando el número de Julianes que debe haber dando vueltas por el mundo. Sumado a que no les convencía, decidieron cambiar la U por V, haciendo referencia al número 5 en números romanos, que es la cantidad de integrantes.

Si miran atrás y se preguntan qué los llevo a estar donde están hoy, Joni no lo duda: “En principio, mucho trabajo en la sala y tener un mismo objetivo estético musical. Muchas, muchas horas de ensayo y de escuchar música y pasarnos material entre nosotros”. Y si de pronto se dan vuelta y se encuentran con sus viejos yo y resulta que tienen la posibilidad de darse un consejo, sería “trabajar mucho pero sin perder el gusto por lo que estamos juntos: básicamente, disfrutar tanto componer, grabar o tocar en vivo”.

Madurar como banda los ha hecho cambiar de influencias, siendo esto natural y parte del crecimiento humano, aclara el músico. “Antes, los artistas que más nos influenciaban eran J dee, Atribe Called Quest, Keany West, The Roots, por nombrar algunos. Hoy siguen siendo esos mismos, sumado a alguna camada de Trap (Drake, Pxxr Gvn, y otros tantos) como Thundercat, Gabriel Garzon Montano, entre otros”. Así como algunos nombres se mantuvieron siempre en la historia de la banda, también el género rap siempre estuvo, en general, más o menos presente. Pero su pensamiento final es clave: 

 

“Tampoco creo que haya una ‘fuente de inspiración’, sino más bien el trabajo de producir, sea lindo o feo, y después filtrar un poco el material.”

 

Actualmente, Jvlian está compuesta por Julián Tello (voz y sintetizadores), Juan “Joni” Chacón (batería), Julián Larquier Tellarini (voz y sintetizadores), Ignacio Martín (bajo) y Pablo Anglade (sintetizadores y electrónica). Como en cualquier trabajo que requiere fuerza de grupo, la estabilidad es un desafío (sino, recuerden los trabajos prácticos de la secundaria), pero no siempre se encuentra. ¿Cómo se logra? Suponen que “con un objetivo en común y mucho compromiso de los cinco integrantes. Cuando hay un integrante que no está conectado en algún grupo hipotético afecta a todo el resto, y ahí se pone todo medio inestable. Los cinco estamos muy conectados con la música que hacemos, que es lo más importante que tenemos. Por otro lado, disfrutamos mucho tocando juntos y eso mantiene los lazos firmes también”.

Además de tocar en los clásicos espacios donde toda banda quiere sonar, como lo es The Roxy, Niceto y el KONEX, Jvlian pasó por ciudades del interior. Formó parte de la obra “The Divine Comedy”, quedaron como finalistas en la Bienal del Arte Joven del año 2013 y tocaron en el Lollapalooza 2015.

Y, mientras algunos nos enorgullecemos de no haber aplazado la alarma más de dos veces a la mañana, Jvlian tiene otros orgullos: “Puf, mil lugares re lindos —cuenta Joni—. Por suerte nos invitaron y generamos nosotros esas invitaciones a festivales o lugares hermosos, tanto acá, en capital, como en el interior. También ir a Chile fue algo muy lindo que nos pasó en nuestra vida grupal. Personalmente, estoy orgulloso del material nuevo que estamos haciendo y de la música que hacemos. Lo demás es algo que con trabajo viene un poco solo, creo yo…”

“No estar orgullosos de algo es difícil. Quizá de haber tocado en lugares que no estaban buenos y sufrir por demás arriba del escenario”, nos explica Joni. Pero como en toda evolución de banda, tocar en los peores lugares no siempre es material para no enorgullecerse, sino más bien lo contrario. Hay que pasar por la etapa de los malos bares y los amigos como únicos espectadores, para poder disfrutar después los lugares repletos y caras desconocidas que corean las canciones.

Si de futurología se trata, Joni sabe que quieren terminar el material nuevo, grabarlo, mezclarlo, masterizarlo y editarlo de algún formato. En tanto a objetivo, esperan que el grupo siga manteniéndose unido, y tocar y conocer lugares nuevos sobre todo. Viajar siempre es bueno, sea tocando o en cualquier situación. Pero, si por alguna razón inesperada su vida fuese a acabar mañana (no sin aclarar que la pregunta es fuerte), están seguros que tocarían en “algún lugar donde no hemos tocado. Algún lugar grande supongo, ¡y que se escuche increíble!”. Y para despedir el último minuto de vida, tocarían “El viaje del escorpión”, que tiene algo que ver con esta pregunta.

Jvlian es un sonido atrevido, un sacudón de instrumentos analógicos y métricas raperas con una extraña energía pegadiza nacida del pop. Basta una canción para querer escuchar más y dos para entender que cada palabra forma parte de una historia, y la historia de un sentimiento.

Y si Timmy desearía tener a las chicas… Sí, seguro, a Timmy le gustaría tener todo lo que se le presente en el camino. Si eso incluye a las chicas, obvio que sí.