SUBMARINOS AMARILLOS Y MUCHO ROCK AND ROLL

Paredes color verde inglés, un colorido mural de un submarino, portarretratos con fotos de músicos afamados, una estrecha escalera de madera y un buen porrón de cerveza son el paisaje natural donde The RollBeats se deja llevar, donde juegan, donde explotan, donde viven. Quizá sea un viernes por la noche cuando las conocidas melodías de The Beatles suenen en The Cavern Club interpretadas por The RollBeats, banda oriunda de Buenos Aires que empezó como banda tributo a una de las más grandes leyendas de la historia de la música.

La banda está conformada por Fernando Diaz en bajo y voz, Leonel Ditarcio en baterías, y Leandro Escandarani, guitarrista y voz, además del ganador a mejor guitarrista de las semanas beatle 11° y 12°, quien se sentó a reflexionar, en primera instancia, si ser una banda de covers fue una decisión consciente, o sólo ocurrió.

“En realidad nunca decidimos ser una banda de covers —reflexiona, pensativo—. De hecho, grabamos un tema propio titulado ‘Libertad de no ser’. Pero todo se fue dando naturalmente. Empezamos a tocar los covers que nos gustaban en bares, y el público nos empezó a contratar para tocar en eventos, fiestas de 15, casamientos, etc. Así que seguimos por ese camino inconscientemente”. Pese al éxito que pronto empezaron a experimentar, aclara Leandro, nunca descartaron la idea de hacer un disco propio.

The RollBeats en principio era una Beatle Band, lo que llevó a elegir un nombre que les posibilitase ser identificados fácilmente: eligieron poner el “Beat” en el nombre, y el Roll proveniente de Rock & Roll, que es lo que principalmente hacen.

Como banda, siempre hay un elemento que cuenta más que otros y que, en el caso de los covers, permite diferenciarlos entre el montón: “a la hora de tocar covers no somos una banda que imite,” Leandro es claro cuando se refiere al tema. “A diferencia de otras bandas de covers, nosotros tocamos los temas a nuestra manera, a veces respetando el arreglo original, otras haciendo una versión totalmente diferente”.

Si bien comenzaron versionando canciones de los Beatles, no tardaron en incorporar a su repertorio canciones de otros artistas, como lo son Creedence Clearwater RevivalThe DoorsThe Who, y tantos otros clásicos que todo buen melómano sabe reconocer. “Eso fue porque a los 3 nos gustan muchísimas bandas de diferentes géneros, y también para no aburrirnos —comenta Leandro, riéndose—. Tocamos prácticamente todos los fines de
semana, y el repertorio está cambiando constantemente”.

 

“No somos una banda que imite, tocamos temas a nuestra manera”



Como para toda banda cuya formación haya logrado pasar años sin variar, o con mínimos cambios, la pregunta recurrente y obligada es la unidad de grupo. Tal vez vista como un logro no musical, Leandro al respecto opina que “ya llevamos más de 10 años y la clave creo que está en la química que tenemos dentro y fuera del escenario. Los tres somos amigos, disfrutamos muchísimo lo que hacemos, el público también lo disfruta y lo demuestra con mucho entusiasmo y afecto. Eso nos mantiene con ganas de segur tocando y creciendo juntos”.

En el año 2011 fueron galardonados como la mejor Beatle Band de Latinoamérica, además de haber sido representantes argentinos en Liverpool, y haber ganado no sólo mejor guitarrista, sino mejor bajista de la semana Beatle. Si miran para atrás y vuelven a empezar, el premiado guitarrista opina que “nos damos cuenta de todo lo que logramos sin planearlo y es increíble, porque todo se fue dando naturalmente”. Se sonríe y agrega: “haríamos todo igual ya que cualquier mínimo cambio afectaría el resultado del presente, diría el Doc”.

Un dato propio de The RollBeats, que habla no sólo de su talento artístico sino de su calidad humana, es su participación con la organización sin fines de lucro Make A Wish: “tuvimos la suerte de participar en Make A Wish —recuerda Leandro— ¡Lo que nos enorgullece mucho!”. Como participantes, es claro el rol humanitario que encarna el artista: “está buenísimo poder hacer un bien, tocar por una buena causa, cumplir un sueño. Cada artista define su propio rol en la sociedad. El nuestro vendría a ser: sacarle una sonrisa a la gente, que pasen un buen rato, que puedan escuchar su tema preferido en vivo y que se diviertan con nosotros un rato”.

 

“Cada artista define su propio rol en la sociedad”

 

Cerrar la entrevista equivale a hacer una obligada mirada al futuro, un futuro abierto que está dispuesto a ofrecer todo lo que The RollBeats se ponga como meta: “no pensamos tanto en el futuro… Pero ojalá sigamos tocando tanto o más eternamente,” comenta Leandro, riéndose, y no hay duda que lo dice en serio. “Y ojalá podamos seguir conociendo lugares y personas con buena onda, como la gente que labura con nosotros, los fans que nos siguen a cada show, vos que nos haces esta entrevista, etcétera”.