RICK Y MORTY: VOLVER AL FUTURO, IN THE SPACE

RICK Y MORTY: VOLVER AL FUTURO, IN THE SPACE

Estamos en un tiempo dorado para la televisión y la animación. Uno de esos momentos en los que es difícil dejar de prestar atención a todas las maravillosas ficciones que se estrenan durante todo el año, un flujo constante de entretenimiento de calidad con momentos de verdadera genialidad (lástima que no sea igual para el cine).

Una de estas joyas, un clásico en formación, es Rick y Morty. Una serie creada en 2013 por un dúo de locos lindos, Justin Roiland y Dan Harmon. El primero es un maníaco actor de voz conocido por ser el Conde de Limonagrio en Adventure Time y Bledin Bladin en Gravity Falls. El segundo, por crear la sitcom más meta textual, irreverente y posmoderna que hay: Comunnity, de la que esperamos hablar en poco tiempo.

Rick y Morty es producto de un corto horriblemente obsceno y desagradable creado por Justin Roiland llamado “Doc and Mharti”, un intento de parodia de Volver al Futuro, uno muy malo y con una dosis muy grande de testículos. Este corto, por alguna razón, se puede encontrar en YouTube sin censura, por si alguien desea verlo.

En la actualidad Rick y Morty posee sólo 30 capítulos emitidos (10 por temporada), en los que lograron explorar, deconstruir, mofar, profanar y, básicamente, hacer lo que les pareció con temáticas complejas y amplias como la religión, la ciencia, la familia, los fetiches sexuales, el divorcio, el aborto, el diablo, el retraso mental, el status quo de la televisión y el existencialismo, sólo en la primer temporada.

La tercera temporada comenzó como un streaming sin anuncio en el Día de los Inocentes estadounidense (1° de Abril) y varios meses después se emitieron semanalmente los siguientes nueve capítulos.

Recapitulando la trama de la serie, Rick es el mamífero más inteligente de la galaxia y junto a su nieto viven aventuras de ciencia ficción, presuntamente porque Morty tiene un leve retraso que ocultan las ondas cerebrales de Rick. Poco a poco, otros miembros de la familia fueron incluyéndose en estas aventuras: Summers, quien fue un accidente y es hija de Beth, la hija sociópata de Rick, y Jerry, la peor excusa de persona moderna que vive como un parásito alimentándose de la fuerza vital de su familia.

Es necesario ser claro: la serie es oscura, cínica y sangrienta, y quedar expuesto a ella por un largo período de tiempo puede producir nihilismo. Durante la tercer temporada se comienza a explorar una narrativa que estuvo presente sutilmente durante las anteriores temporadas, la señalización. No se abandona completamente el formato episódico y no se aborda abruptamente la continuidad, sino que se experimenta un accionar cohesivo de los personajes en experiencias que los afectan por fuera de los episodios.

Esto quiere decir, por ejemplo, que la familia se siente inestable por la separación de Beth y Jerry, por ello se muestran signos de esta inestabilidad en los diferentes capítulos, algunas veces moviendo la trama y otras ayudando a desarrollar los personajes.

Quizás el mayor problema de Rick y Morty temporada 3 es sobrevivir a sí misma. La anticipación por ver nuevos capítulos quemaba en los corazones de los fans, siendo que la temporada anterior terminó en 2015 y era muy difícil encontrar capítulos mediocres o malos entre los primeros 20; cualquier cosa por debajo del estándar iba a sentirse con gusto a poco.

Lamentablemente, la temporada comenzó tan fuerte que los siguientes capítulos se desdibujaron un poco, algunos fueron magníficos, otros sólo interesantes, uno se destacó por ser uno de los peores de su historia (The Vindicator 3. Return of the Worldender) y otros fueron sólo buenos. Sumado a esto, la serialización le cortó el factor sorpresa al final de temporada.

 

Aunque es de elogiar el compromiso de Justin Roiland y Dan Harmon a sus ideas, cerrando un arco argumental sin tener que apurar desarrollos que les tomarán más tiempo llevar a cabo,la realidad es que el final de temporada tuvo gusto a poco.

 

El arco principal se sintió como una excusa para la verdadera razón del episodio, volver a unir la familia Smith. Aunque a decir verdad, el cliffhanger es más sutil, quienes conozcan la manera de contar historias de los creadores saben que detestan retomar el status quo sin que haya cambios en los personajes. El ciclo sin fin de las series, de retornar al principio cuidando no modificar a sus personajes, enferma a Justin y Dan, por ello, esta vuelta a “la primer temporada pero más coordinada” parece más una burla al público, que lo que veremos en la 4ta temporada.

Por ahora, solo resta decir #SixSeasonsAndAMovie.

Fundamentalista del buen comer. Es rebelde porque es gratis. Posiblemente esté polemizando sobre algo. Nació con el joystic incluído.