SPE / Solo Para Entendidos
Eso Que Te Pasa
austin-chan-275640.jpg

NOTAS

SPEMúsica: descubriendo la música independiente.

¿QUIÉN ES NAHUEL BRIONES?

¿Quién es Nahuel?

Bastó una sola canción de Nahuel Briones, quien se presentó en un concierto gratuito en el Centro Cultural Recoleta, para entender que estábamos frente a una personalidad digna de un perfil: un chico con el pelo teñido de rubio, las uñas pintadas, un no sé qué de galán incorregible y letras de canciones que desafían lo establecido socialmente, como por ejemplo “bailamos como se hubiese separado la Iglesia el Estado”.

La música de Nahuel es una mezcla rara entre un folklore eléctrico y un 'rock apopado' (incurriendo en un término inventado). Toca la guitarra con una energía arrasadora, casi como si quisiera arrancarle las cuerdas, no sé si con bronca, pasión, o mucho amor. Quizá, todas juntas. Y técnica, porque sí, Briones demuestra que tiene más que ganas: sabe cómo tocar.

Nahuel canta, además cuestiones sociales, sobre mujeres: las que confiaron, las que no, las que se fueron, las que se quedaron, las que lloran, las que cogen, las que besan y las que toman vino. Tienen nombre, también, porque se toma el atrevimiento de poner nombres en sus letras que, reales o no, resuenan en la mente y algo dicen.

La voz de Nahuel es armónica, pero no por eso desprovista de energía. El sentimiento se nota sobre todo en las partes más bajas, cuando se aleja del micrófono, y da escalofríos porque la voz envuelve al público y está en todos lados, pero en ninguno. Canta con una furia ardiente, y tiene un carisma que hace que los que lo están mirando, aunque sean sus más cercanos amigos, se animen a cantar cuando él lo pide.

DSC_0090.jpg
¿Les puedo pedir que canten? Esta canción tiene un coro en la versión original
DSC_0183.jpg

En el medio del show, Nahuel se dedicó a contar una anécdota  de su banda, Orquesta Pera Reflexiva, sobre una crónica que hizo un anónimo cronista de Página 12, donde le alabaron especialmente un solo de teclado que jamás existió. “Y sí, los cronistas somos así,” murmuró alguien (posiblemente yo), porque sí, el género invita a fabular. Pero Nahuel se lo tomó con gracia, casi con ternura, agradeciendo unas palabras de elogio que no sabemos si eran tan reales como el famoso solo.

Nahuel se mueve poco, pero lo justo. Usa pantalones ajustados y habla de irse de gira a Jujuy, pero usa una camisa de diseño muy palermitano. Es bizarro, pero a la vez tiene un estilo atractivo. Nahuel es como un cuadro kitsch de Frida Kahlo con flores de plástico colgando alrededor en un cuarto con piso de madera y paredes blancas (si es que se puede describir a alguien con una metáfora tan abstracta).

No sé si le rompieron el corazón, o él se dedica a romperlos, pero sus letras recorren los parajes de los amores, las pasiones y el vino (aparentemente, le gusta mucho el vino) con una naturalidad alejada de la poesía empalagosa o las metáforas poco constructivas. Nahuel te canta las cosas como son: si ella decidió abrir sus piernas antes que el corazón, te lo dice de lleno.

A Nahuel no le gusta gendarmería (¿a quién sí?), les pide que sean todo menos gendarmes. Tampoco le gusta la Iglesia, y no cree en Dios:

Pídanle el disco a dios… aunque dios no existe, así que nunca lo van a tener si se lo piden a el
DSC_0215.jpg

Sí, Nahuel también tiene un disco: GUERRERA/SOLDADO, que además incluye un comic, y fue producido por él y Federico Nicolao y grabado y mezclado en Eleven Palace. Con once canciones que navegan un espectro musical bastante amplio, las composiciones del músico capturan a la audiencia. La portada, al igual que la foto que ilustra su perfil, quizá sea una perfecta representación de lo que es Nahuel: un chico con estilo, que a su vez quiere ser terrenal, pero trascender por las vías del arte. Un guerrero social, pero soldado preso de las propias convenciones.

¿Quién es Nahuel, al final de todo? ¿Un guerrero social? ¿Un artista estilizado? ¿Un chico común que se puso a escribir? ¿Un heredero de una locura creativa familiar que lo condicionó desde chico sin saberlo?

Quizá, basta escuchar GUERRERA/SOLDADO para saberlo. O quizá no, y nunca lo sabremos.

´FOTOS POR GASTÓN MENGO