LA CASA ESCONDE: TEATRO DEL BUENO

Con un gran juego actoral y un guion que promete, La Casa Esconde, dirigida por Miguel Israilevich, se presenta como una gran alternativa teatral para los que estén buscando más que pasar el rato: para aquellos que quieran profundizar, embeberse en la obra misma y disfrutar de la magia del teatro.

SPE habló con Santiago Fondevila, que además de ser parte de la obra, es uno de los escritores. En su haber cuentan más de quince obras realizadas como actor, la participación en el Festival Internacional de Teatro de la India y, además, un desarrollo prestigioso en cine entre los que cuentan el trabajo en “Buenos Aires 4.5”, ganadora a la mejor dirección y al mejor elenco de actrices y actores del Festival Internacional de Cine Málaga 2011. 

000168698.jpg

SPE: “La Casa Esconde” es una obra en donde un actor encarna muchos personajes… ¿Cómo es la experiencia de tener que mutar de una persona a otra, con todo lo que eso implica, en un corto lapso de tiempo?

SANTIAGO: Es una experiencia única porque, por un lado, tenés que marcar al personaje, tenerlo presente, hacerlo carne, y luego soltarlo automáticamente. Hay algo de apropiarse del personaje y jugar con eso, usarlo a tu favor.

 

SPE: ¿Cuáles son los mayores desafíos?

SANTIAGO: El mayor desafío tiene que ver con que se entienda sin tener que remarcarlo con lo textual, o sea con lo que se dice. Que los espectadores puedan ver y, automáticamente, darse cuenta desde lo físico, desde las expresiones y desde cosas pequeñas como van cambiando.

Hay muchas cosas que uno siente del personaje y las vuelve conscientes. Por ejemplo, como se para ese personaje, como camina, algunas cosas son sutiles y otras más marcadas. Esto representa un desafío para el actor: poder lograr que se vea desde allí y no desde la verbalización de sus pensamientos.

 

SPE: ¿Qué le aporta a la obra la forma en que está presentada “La Casa Esconde”?

SANTIAGO: La obra se alimenta y crece con este juego de sutilezas que definimos. Uno puede apreciar al actor en sus primeros planos y en expresiones mínimas. El espacio escénico, por un lado, se encuentra al mismo nivel que las plateas y, por el otro, abarca casi toda la sala. Esta disposición posibilita que el público esté más atento a lo que sucede… En fin, le permite estar completamente presente.

 

 "La obra se alimenta y crece con este juego de sutilezas que definimos".

 

SPE: La proximidad con los espectadores, para el actor… ¿Es intimidante, o más bien ayuda a crear vínculo con ellos?

SANTIAGO: Depende del actor. A mi particularmente me resulta placentero, es algo con lo que juego en la obra. Yo sé que en determinado momento al personaje le sucede algo distinto a lo que transcurre, produce un quiebre, y elijo mostrarme más a un sector o a otro del público según lo vea más o menos atento.

 

SPE: Como tema de la obra, aclaran hay un “hilo invisible” que es la transición entre ser hijos y ser potenciales padres. Un tema delicado que, sin duda, nos toca a todos. ¿Cómo ayuda la vivencia propia a la hora de representar la obra?

SANTIAGO: Creo que todos tenemos un vínculo paternal o maternal, incluso con un padre ausente como sucede en la obra. Así que lo mejor es hablar desde la experiencia propia, tomarla a favor de lo que necesita el personaje y no trabajar cosas lejanas o incluso abstractas. Luego, obviamente, hay acciones que te llevan a distintos lugares que uno no tiene porque haber transitado. Sin embargo, podés asociar esa vivencia ajena con otras propias, encontrar similitudes entre la experiencia del personaje y la de uno para usarlas a favor de lo que se quiere contar.

 

SPE: ¿Qué es lo que más disfrutas de ser parte de “La Casa Esconde”?

SANTIAGO: Disfruto todo, especialmente el equipo de trabajo. Hay algo de llegar y encontrarte con amigos, con gente que me encanta como trabaja, con gente querida. Es verdaderamente una suerte poder trabajar con ellos porque me siento muy cómodo, muy apoyado. Siento que puedo probar cosas, que puedo estar jugando y que del otro lado hay una respuesta, estamos jugando el mismo partido. Puedo tirar una pelota y alguien la va a atajar y volver a lanzar.

the-punisher-netflix-700x394.jpg

La casa esconde se presenta los domingos a las 19:00 horas en El Camarin de Las Musas (Mario Bravo 960), tiene una duración de 60 minutos. Dirigida por Miguel Israilevich, con Diego Torben en asistencia de dirección y elenco formado por María Milessi, Julieta Halac, Luis Gritti, Santiago Fondevila.

Fashion blogger frustrada. Curiosa por naturaleza. Feminista hasta la médula.
Me gustan las papas fritas más que los humanos.