ALEX Y ALEXA: VOLVER

Alex Trunerfrontman de la banda británica Arctic Monkeys, y Alexa Chungit girl devenida en diseñadora, autora y presentadora, alguna vez fueron pareja. Y de pronto, como indicaron varios sitios entre los que se encuentran NMEELLE y W Magazine, volvieron, o al menos estaban lo suficientemente solos como para juntarse en un bar y recordar buenos tiempos (y buenas caricias). Alex y Alexa son esa pareja que nadie sabe que necesita en el mundo, pero en el fondo, son tan necesarios como el aire que respiramos. Sí, exagerado, pero… Son Alex y Alexa.

Alexa Chung salió de nadie sabe bien donde, fue modelo a los dieciséis años y rápidamente se volvió una it girl, que es básicamente una persona cuya actividad ociosa es espectacularizada y convertida en objeto de entretenimiento. Paralelamente, comenzó a incurrir en la moda y gracias a su estilo personal, casi reminiscente de grandes íconos de la simpleza como Jane Birkin, logró hacerse de un nombre y un espacio que hoy se tiene bien ganado. También incursionó en la televisión, en la escritura, y su círculo de amigos incluye nombres como Harry Styles.

Alex Turner es el vocalista, guitarrista y compositor en Arctic Monkeys, además de tener su proyecto solista y ser parte de The Last Shadow Puppets. Un músico hecho y derecho, además de ser dueño de la imagen desfachatada y seductora de músico inglés que hace que la gran mayoría usen remeras de AM sin saber otra canción más que 'Why'd You Only Call Me When You're High?' o 'Do I Wanna Know?'

La icónica pareja arrancó su historia en el año 2007. Dos personalidades extremadamente estilizadas, con fuerte presencia, derrochando estilo, romance y esa cosa de la pareja de la chica top y el músico que supieron (y saben) encarnar muy bien. En el 2011 terminó su relación debido a problemas de agenda y distancia, pero continuaron siendo amigos (y uno no puede ser amigo de su ex, sino a la larga vuelve). ¿Fue 505 inspirado en Alexa? Probablemente.

Alexa y Alex son todo. 

Quizá deberíamos arrancar una sección que se llame No Vuelvas Con Tu Ex, algo que se ha vuelto tendencia, ya que como dijo la ilustradora Maitena en su célebre Mujeres Alteradas: “volver con un ex es necrofilia”. Sin embargo, parece que nadie se enteró, ni Alex, ni Alexa, ni siquiera Justin Bieber y Selena Gomez, que son esa pareja que tampoco a nadie le importa, pero que todo el mundo conoce. Parejas que no deberían volver, pero que a su vez sí, deberían. 

the-punisher-netflix-700x394.jpg

No vale la pena indagar el por qué vuelven, claramente nunca lo vamos a saber, pero sí en por qué nos interesa. Quizá, que vuelva una pareja que mediáticamente ha funcionado tan bien en el pasado y que ha tenido tan buena recepción en el público, es un halo de esperanza. 

Es sabido que hay parejas icónicas que generan reacciones en las personas de la clase de “no creo más en el amor, rompieron x y x”, sea el caso de Angelina Jolie y Brad Pitt, apodados Brangelina, o el -no tan- reciente divorcio de Chris Pratt y Anna Faris. La ruptura de dichas parejas, que nadie conoce en persona y nadie realmente puede decir si eran fundadas en amor verdadero, tiene que ver con que son tomadas como modelo, como rol de lo que debe ser el amor (el amor heterosexual), con la esperanza de cada individuo de encontrar con quién compartir la vida, condensada en un tipo de realidad que, en parte, está moldeada por la imaginación propia y lo que cada uno quiera creer sobre eso.

Quizá por falta de modelos cercanos, o por el halo de maravilla que otorga la espectacularidad, se eligen famosos para condensar dichos modelos aspiracionales de pareja. Cuando una de estas parejas, o lo que se conoce en inglés como OTP (One True Pair), rompe, se rompen también con ella las esperanzas e ilusiones de quien había cristalizado en ella todo un modelo aspiracional de vida. 

Que Justin vuelva con Selena después de una acalorada ruptura, o que Alex y Alexa vuelvan a estar juntos, habiendo pasado más de cinco años desde su ruptura, es una señal de que hay esperanza, que el amor al final siempre triunfa, y que se puede. O al menos, en el imaginario social, es la representación de eso que quiere el ser humano, que es inherentemente un ser social: una compañía.

De todas formas, la moraleja debería ser sólo una: ante la soledad, por favor, no vuelvan con sus ex. A no ser que sean Alex y Alexa. Entonces sí, está permitido.

Comunicadora Social. Fotógrafa del mundo.

"No pierdas de vista el horizonte"