BOJACK: DESTRUCCIÓN E IDENTIDAD

BOJACK: DESTRUCCIÓN E IDENTIDAD

El número de producciones originales de Netflix crece constantemente y dentro de ese catálogo hay una serie que pocos conocen y deberían ver. BoJack Horseman fue una de las primeras que lanzó el gigante del streaming y lo que parecía ser una revelación en su primera temporada, logró consolidarse en la segunda entrega y superarse en la tercera, para convertirse en la cuarta, en la mejor ficción de la actualidad.   

BoJack vive en Hollywoo, es un caballo y actor en decadencia que alcanzó la fama en los ‘90 con una sitcom llamada Horsin’ Around, su único éxito. Siente y vive como podría hacerlo cualquier otro ser humano. Es alcohólico, drogadicto, narcisista, depresivo y autodestructivo. ¿Animales que interactúan con humanos? ¿Por qué mirar algo así?

 

Es una serie que plantea debates que nadie se atreve a discutir. Es un golpe seco que te deja sin aire y es tan real que te destroza emocionalmente.

 

Netflix lanzó la serie en el 2014 y rápidamente el público se identificó con Bojack, un caballo que habla y tiene problemas como cualquier persona. Fue el protagonista de un exitoso programa televisivo durante nueve años pero una vez finalizado, su vida cambió. Su gran miedo es ser olvidado por eso. Casi dos décadas después, intenta por todos los medios volver al mundo del espectáculo, pero su estabilidad emocional y excéntrico estilo de vida perjudicaron cada proyecto que se le presentó, durante las tres temporadas anteriores.

En esta cuarta entrega, la trama gira en torno a dos temas: familia e identidad. La vida de BoJack es una suma errores constantes, daña a todo aquel que lo rodea, no sabe qué hacer y desaparece. Sin embargo, tiene algo muy en claro, necesita cambiar y ser mejor persona, pero para lograrlo debe volver a sus raíces. Emprende un viaje hacia el pasado, llega a la casa donde creció con sus padres y donde vivieron sus antecesores, un lugar marcado por tragedias, contadas de forma brillante a través de varios flashbacks.  

MV5BMTg2MDkzODk5Ml5BMl5BanBnXkFtZTgwMjI0NjQzNjE@._V1_SX1777_CR0,0,1777,999_AL_.jpg

Hasta ahora, el tópico familiar de BoJack jamás fue explorado en su totalidad, pero esos pasajes temporales ayudan a entender como Beatrice, su madre, forjó esa personalidad tan repulsiva a través del drama que sufrió. Beatrice padece demencia, deja el geriátrico y se instala en la casa de su hijo junto a Hollyhock, una joven con rasgos muy similares a BoJack, que quiere conocer a sus padres biológicos. La convivencia desorienta al protagonista, no sabe cómo afrontar la situación y vuelve al camino de la autodestrucción.  

 

La serie, esta vez, sube la apuesta y logra una temporada más oscura. Profundiza temáticas como las adicciones, la depresión y cómo responde la sociedad ante esta enfermedad pero también aborda la demencia. 



El libreto contribuye a la construcción de los personajes secundarios, que no sólo acompañan sino que cada uno se destaca. Es el ejemplo de Mr. Peanutbutter, un perro actor muy famoso que sin conocimientos ni infraestructura aspira a ocupar el cargo de Gobernador de California pero Diane, su esposa, cuestiona la candidatura y esto desemboca problemas en la pareja.

El personaje más entrañable de la serie es Todd, un joven extrovertido  que vive en la casa de Bojack, su mejor amigo, quien no sólo lo maltrata regularmente sino que además lo traiciona y provoca un quiebre en la relación. Su arco argumentativo, en esta temporada, se divide en dos: en los primeros episodios reconoce su asexualidad y en la segunda mitad aparece su costado más ocurrente con aventuras e ideas cómicas pero incoherentes.

En la trama se desarrollan, una vez más, temas que no se plantean ni discuten habitualmente, como sucedió en temporadas anteriores con el aborto o el posicionamiento acerca del ejército norteamericano. Su lugar es Netflix, ninguna cadena televisiva permitiría abordar esos temas que necesitan ser debatidos en los medios de comunicación. BoJack Horseman es honesta, actual, rompe con los moldes establecidos y hace reflexionar a la sociedad.

Uno los mayores logros de la serie es su guión: convergen entre sí dialogos inteligentes, reflexivos y profundos, pero también hay juegos de palabras ingeniosos y gags hilarantes sobre animales. Tiene detalles y referencias imperceptibles que se visualizan sólo con una segunda mirada, siempre se descubre alguno nuevo y ese nivel de exigencia en los pormenores la hace única.

Es la temporada más oscura y mejor lograda deBojack Horseman. Ninguna serie tiene tanto impacto emocional como ésta. Es graciosa y la vez devastadora anímicamente. BoJack necesita cambiar, no puede repetir los errores del pasado y seguir perdiendo amigos o conocidos. Es tóxico y todo aquel que entra en su vida, humano o animal, sufre las consecuencias y no vuelve a ser el mismo. En esta nueva temporada asume el desafío y logra cambiar. 

Fanático de las series y el cine. Algún día voy a cubrir el Festival de Cannes con Belén.
Detrás de una fachada tímida y callada, se esconde un tigre.