LA VIDA NÓMADE DE JUAN WAUTERS

El cantautor uruguayo Juan Wauters, residente en Nueva York desde los 18 años, supo convertirse en un nuevo juglar rioplatense y construir su identidad latinoamericana desde lejos. Tras establecerse en la escena angloparlante, este artista, poseedor de una curiosidad insaciable, se dedicó a redescubrir el centro y sur del continente americano durante varios meses, aprendiendo a amar la calidez humana de estas latitudes e inspirándose en su riqueza cultural para crear algo auténtico. De esa experiencia nacieron las canciones que integrarán su próximo trabajo discográfico, que saldrá a comienzos de 2019.

Me siento muy agradecido por lo que la música generó en mi vida

SPE: ¿Qué significa para vos la música?

Juan Wauters: La música ha sido mi única constante a través de la vida, y es algo que me ha acompañado en el día a día,  también es parte de mi expresión y me ayuda a sentirme como un sujeto en el mundo. Es una segunda voz, una herramienta mediante la cual puedo discernir mis angustias y mis felicidades. De alguna manera me permite canalizar, expresarme y estudiar mi condición humana en contexto con el resto de la humanidad.

SPE: ¿Cómo apareció la música en tu vida?

JW: Empezó como hobby cuando vivía en Montevideo y tocaba la guitarra en mi casa o entre amigos. Luego, cuando me mudé a Nueva York, pasé mucho tiempo solo y pude dedicarme a estudiar el instrumento. Después, cuando formé The Beets con amigos del barrio donde vivía, empecé a tocar en diferentes lugares y me di cuenta de que la música demandaba mucho de mi espacio mental. En ese momento me vi forzado a decidir si me entregaba a esta expresión artística o me dedicaba directamente a otra cosa. Siempre hice música, pero también mantuve otras actividades al margen.

SPE: ¿Por qué decidiste continuar tu trayectoria musical como solista?

JW: Con los Beets comenzamos la banda y a tocar desde muy chicos. En ese momento todo era un juego, y casi que no había responsabilidades o preocupaciones, todos nos manejábamos por el mismo sendero de ideales. Después fuimos creciendo y las obligaciones comenzaron a ser distintas, nuestras realidades individuales se fueron transformando, hasta que el grupo llegó a un punto donde no se podía sustentar. Allí fue cuando decidí tomarme un año sabático y aproveché para escribir canciones. Cuando regresé en 2013 grabe mi primer disco con todas ellas, y un año más tarde lo saqué bajo el nombre de N.A.P. North American Poetry (2014).  

Entre los humanos hay muchas diferencias, pero eso es lo que nos hace lindos a todos

SPE: ¿Qué diferencias podemos encontrar entre The Beets y tus trabajos solistas?

JW: Antes la sonoridad la decidíamos entre todos. El eje central de las discusiones tenía que ver con eso. Ahora, al ser un proyecto personal, eso no pasa: tengo la libertad de seguir mi propia estética que, a su vez, se encuentra arraigada a mi visión de las cosas.

SPE: ¿Qué es lo que te moviliza a la hora de escribir las letras de tus canciones?

JW: Las letras surgen de pensamientos que tengo durante mi vida cotidiana. Son inquietudes que flotan en mi cabeza y que voy diagramando en escritura. A la hora de componer, eso se refleja en las canciones pero de otra manera, a través de una temática global que las rodea y que varía según a dónde las quiera orientar.

SPE: Tocaste y estuviste de gira con Mac Demarco, ¿Qué es lo que más te gusta de él como artista?

JW: A Mac lo conocí porque trabajábamos con el mismo sello y en un momento vivimos en el mismo barrio. Me gusta mucho su manera de componer canciones, tiene un toque muy lindo, al igual que sus arreglos. Me parece que sabe manejarse en vivo y su producción es muy buena. Pegamos afinidad, porque a él también le gusta lo que hago. Es como un ida y vuelta.

SPE: ¿Cómo convergen el inglés y el español en tus letras?

JW: Me gusta comunicar un mensaje a través de las palabras. Por eso tengo canciones bilingües. Al vivir acá, el inglés es el idioma que me conecta y me une. Pero el español surge porque, al ser de Uruguay, siento que debo buscar una alternativa para comunicarme con el público hispanoparlante.

SPE: ¿Cuándo saldrá tu nuevo álbum y cómo se llamará?

JW: La fecha está prevista para enero, y se llamará La Onda De Juan Pablo.

SPE: ¿Cómo fue el proceso de grabación de este disco?

JW: En primer lugar, quería armar un repertorio de canciones en español y conocí a una artista mexicana que me invitó a pasar un tiempo en México. Lo cierto es que me enamoré de ese lugar y su cultura, así que decidí irme para allá a componer. Compuse como veinte canciones en algunos meses. Por otro lado, surgió la posibilidad de actuar en una película allá en Buenos Aires que saldrá el próximo año. Entonces se me ocurrió la idea de llevarme el estudio para allá y hacer un viaje de regreso a Nueva York pero recorriendo y visitando países por los que ya había transitado y en los que sentí una conexión con la música local. Y así fue: estuve en Montevideo, Buenos Aires, Chile, Lima, México y Puerto Rico, y regresé a Estados Unidos, en donde terminé de grabar el disco.

SPE: ¿Creés que La Onda De Juan Pablo representa una evolución respecto a tu material anterior?

JW: Sí, definitivamente, y espero que siempre suceda eso con mi nuevo material. Soy muy curioso y, en este viaje, aparte de encontrarme con mucha música, conocí gente muy bella que formó parte de este proyecto, entonces las energías son otras. A diferencia de mis primeros dos discos, en este último participaron del arreglo un montón de artistas, y eso ya lo hace distinto. Sus energías y la cultura que transmiten se ven reflejados allí. Para mí es todo un privilegio.

SPE: ¿Y cuál es la temática que lo envuelve?

JW: Propone una mirada al ángulo positivo de la vida. Habla mucho de relaciones familiares y del esfuerzo que hacemos para lograr alcanzar todo lo bueno que nos rodea, más allá de lo que nos intoxica. Todos sabemos que el mundo es una mierda y que está lleno de ladrones, eso no se puede ocultar. Pero sin ignorar esta cuestión, es necesario prestarle atención a lo otro. En mi música busco aflorar todo esto, haciendo hincapié en que coexisten diferentes sentimientos. Es un disco bastante introspectivo también.

SPE: Tocás el 17 de noviembre en Buenos Aires, en el Xirgu Espacio UNTREF. ¿Qué significa para vos esta ciudad?

JW: Como montevideano siempre tuve una fuerte conexión muy grande con la cultura de Buenos Aires. Si bien en Montevideo tenemos nuestro propio estilo de vida y actuamos de manera distinta, siento que somos como hermanos, como una gran extensión. Además soy fanático de Astor Piazzolla, así que para mí es un orgullo tocar allá. Me encanta el tango y las canciones que hablan de la ciudad como si fuese una persona. En ese sentido, para mí la ciudad tiene mucha fuerza y sé que, a pesar de los momentos difíciles, van a poder salir para adelante.

SPE: ¿Qué nos podés adelantar de este show?

JW: Principalmente que voy a tocar un repertorio de canciones que incluye canciones nuevas, así como también de las viejas. También, últimamente le estoy brindando mucho interés al sonido y quiero que la gente sepa que en mi concierto nos vamos a escuchar todos. Con mi recital quiero crear una atmósfera dentro del espacio, donde haya una sensación de disfrute máximo. Por eso la gente es tan importante en ese momento. El formato vivo no tiene nada que ver con los discos, habrá algunos artistas invitados y las canciones sonarán de otra manera, con diferentes arreglos. De todos modos será algo muy divertido.