LOS MEJORES DISCOS NACIONALES DEL 2018: TOP CINCO

5: Fuego Artificial - Las Ligas Menores

 
 

En su muy esperado segundo disco, Las Ligas Menores toman todos los elementos que les consiguieron la atención y la convocatoria que tienen, y los potencian para un trabajo que superó muchas expectativas. Después de cuatro años tocando, la banda se reafirma con un disco de 13 paradas que engloban su esencia guitarrera, melancólica y reflexiva.  La nostalgia, la incertidumbre y la curiosidad siguen ahí, pero esta vez se transmiten a través de un sonido un poco más pulido que queda compacto y afín entre sí. Desde el hit rockero 'En Invierno' hasta la emotiva y resonante 'Casas Desiertas' se pueden ver las dos caras de la moneda de Las Ligas. Este álbum puede acompañar un viaje rutero en auto o un domingo lluvioso a pura tristeza, y es esa transformación de momentos cotidianos en especiales lo que lo convierte en un disco que marcó el año y el camino de la banda.

Por Martín Córdova


4: Prender Un Fuego - Marilina Bertoldi

 
 

El último trabajo de Marilina Bertoldi conjuga sentimientos tales como el orgullo, la melancolía y la furia, moviéndose entre matices estilísticos tan distintos como el funk y el rock canción. A la vez, sabe mantener una destacable cohesión a la hora de recorrer todos estos géneros y sensaciones, los cuales podrían parecer demasiado dispares a primera vista. Prender Un Fuego es, sin dudas, el trabajo más atrevido y experimental de la artista santafesina, quien ha sabido cosechar una fiel y heterogénea base de fans a través de los años. Seguramente fueron estas dos cualidades —obviamente, sumadas al gran talento de Marilina— las que hicieron posible que el disco fuera una obra disfrutable para toda persona que la siga.

Por Iván Gritar


3: Bandera - 1915

 
 


Para su segundo álbum, la banda cambió su sonido rockero por uno más actualizado en el que priman los teclados, el groove y los coros memorables. La renovación del sonido de 1915 los pone en contacto con el contexto musical del 2018. Desde el tema que abre, 'Policía', la intención es notoria: el dulce y chicloso coro será recurrente en todo el disco y se apoyará en suaves bases y guitarras provocativas. 'Olas', con la participación de Morbo y Mambo, propone un momento más calmo y reflexivo que se refuerza en los vientos de los invitados para mantener la identidad bailable del disco. Las influencias van desde los Bandalos Chinos a Phoenix, nombres que surgen casi por asociación automática. Con Bandera el grupo arriesgó y ganó la apuesta, que los ayuda a entrar a otro imaginario colectivo en el plano de la escena nacional.

Por Martín Córdova


2: BACH - Bandalos Chinos

 
 

La salida de BACH fue uno de los puntos más altos de este 2018 en cuanto a lo musical. El nuevo trabajo discográfico de Bandalos Chinos no solo significa una medida pero efectiva reimaginación de su propio estilo, sino que además realza la reputación que la banda de Beccar tiene en cuanto a su habilidad para los hits. Con un sonido glamoroso y una estética que lo acompaña fielmente, los Bandalos pudieron recrearse de una manera fresca y atractiva, variando su propio lenguaje sin perder su esencia en esa transformación. Si alguna persona guardaba dudas sobre el talento de este sexteto, sería una locura que BACH no las haya disipado.

Por Iván Gritar


1: Doble De Riesgo - Telescopios

 
 

Quedate tranquilo… ” empieza diciendo el mejor disco argentino del 2018, y les hago caso: me siento y escucho relajado. Resulta que Telescopios superó todas las expectativas al lanzar en marzo Doble de Riesgo. El álbum es la coronación de muchos años de búsqueda sonora, y surge en el primer año que la banda hace todo a un lado para dedicarse ciento por ciento a su música.

Once canciones nos llevan a un imaginario que concreta en lo músical el «pacto ficcional» de la literatura: el oyente acepta que lo que se narra son hechos imaginarios, pero no mentiras. Cada tema le hace justicia al concepto del álbum: cada quien es su propio doble de riesgo en la vida, en cada cosa que emprende se expone —a veces sin darse cuenta, sin asumirlo del todo— al daño, al aprendizaje, al amor, al desamor y hasta a la muerte. Pop a veces oscuro y otras veces más psicodélico, samples propios por doquier e incluso una aparición de Caetano Veloso, rock y canción también presentes.

Escribo esto y pienso “cuánta ansiedad… ya me está pegando raro”, debo estar ante la partícula de Dios. Alusiones a la paranoia, al autodescubrimiento, a la droga, la amistad, el odio. El disco de los cordobeses es una obra maestra que recorre prácticamente todas las aristas de la vida en relatos de personajes que tanto pueden ser uno distinto o el mismo siempre en cada pieza. Así de fuertes son los Telescopios, “tan sinceros como el odio, tan frágiles como el amor”. Este álbum es “tan real y tan exagerado” que marca un antes y un después en el camino de una agrupación musical que se prepara para marcar un punto bisagra en la música de su era. “Qué manera más real de despedirnos”.

Por Facundo Valdez