EN FOCO: LEANDRO MARTIN Y LA NATURALIDAD

Trabajó con artistas como Hernán Piquín y Darío Orsi, saca fotos de todo lo que encuentra, y le gusta, sobre todo, que las fotos sean naturales.

 

Leandro Martin (nombre al cual él le adhiere 'ph' religiosamente para aclarar su pasión), es un fotógrafo de Villa Bosch, Buenos Aires, cuya personalidad más bien tímida y aquietada rompe con los límites y las ataduras a través de su trabajo fotográfico: vívido y movilizado, con colores vibrantes y una impronta que, sin decir nada, a su vez dice “acá estoy, esto soy”.

“Empecé como una diversión,” confiesa el fotógrafo cuando se le pregunta sobre sus orígenes. “Cuando era chico tenía una cámara de juguete que venía en una promoción de Coca-Cola. Era una lata de Sprite, y con eso empezaba a dar los primeros pasitos, después teníamos varias cámaras en mi casa…” Recuerda especialmente a la Minolta y la Kodak con las que solía sacar fotos en vacaciones, pero sin llegar a ser un trabajo serio. “Hace diez años compré una cámara portátil Sanyo y, saliendo a la calle a sacar fotos sin ningún conocimiento técnico, me animé, la gasté. Después abandoné porque no podía costear una cámara de gama media o alta, y medio que me olvidé, aunque siempre sentí la misma pasión por las fotos y el arte”.

Sin embargo, el camino de Leandro no se detuvo, como sucede con cualquier pasión. Como explica, “hace casi dos años compré una cámara y estudié edición, el uso de la cámara; empecé a ver otro panorama lleno de matices y posibilidades distintas. Empecé a investigar distintos fotógrafos y demás cuestiones sobre equipos, y así fue mi comienzo real en el mundo de la fotografía”.

A la hora de definir su estilo, no duda en asegurar, antes que nada, que es uno muy personal. “Tiene un poco de todo: desde introspección, crítica, belleza, simpleza… Sobre todo naturalidad, no me gustan las cosas demasiado manipuladas, me gusta más que sea algo orgánico y realista, no venderle a la gente algo que no es; uso las herramientas de edición para embellecer y no para modificar grandes rasgos”. Su influencia, acorde a su estilo, proviene de fotógrafos que tienen que ver más con el rock o con la fotografía de retrato clásica, como son Anton Corbijn, Mick Rock, Sara Facio. “Me gusta muchísimo Vivian Mahier y muchos fotógrafos de los 80s para atrás. Sobre todo los que tienen que ver con el retrato, pero voy cambiando, probando cosas nuevas... Es un camino sin fin, como tomar una ruta e ir siguiendo por otras rutas, nunca se termina y nunca se para de aprender cosas nuevas”.

 

 

"Mi fotografía tiene un poco de todo: desde introspección, crítica, belleza, simpleza… Sobre todo naturalidad".

 

Los objetivos, la razón de apretar el botón de la cámara no siempre existe. Por mero hobbie, por amor al retrato… La meta a la hora de sacar fotos varía según la persona. Leandro, al respecto, cita a Cerati: "sacar belleza de este caos es virtud".

“Busco la belleza, ver cosas que no vemos a simple vista, salvo que te pares entre una multitud y entres a mirar para arriba o para abajo o donde fuese, pero con detenimiento”. Así, de a poco encuentra el objeto del deseo. “Me gusta encontrar cosas que ignorabas por la rapidez de la vida, o simplemente buscar dentro de la persona que tengo enfrente y tratar de sacar algo a relucir para mostrarlo al mundo”. Esta última frase se transluce en sus retratos, vívidos y con la fuerza de transmitir más que una imagen bonita: una vida, una personalidad detrás del rostro retratado. Sus retratos hablan a gritos.

22137219_242971052896170_2480850115183755614_o.jpg

Su trabajo incluye nombres reconocidos en la escena de la comedia y el stand up, como Dario Orsi, Tarico, Rodrigo De La Serna, y artistas de renombre como el bailarín Hernan Piquín. Además, sus trabajos abarcan fotografías personales, de paisajes curiosos y hasta de escenas de la vida cotidiana que dejan un gusto dulzón en la boca.

 

"Me gusta encontrar cosas que uno ignora por la rapidez de la vida".

 

“Todavía no creo haber sacado la mejor —responde cuando se le pregunta por su mejor foto—, pero me gusta mucho una que saqué de una chica sentada.  Buscaba sacar una foto así, con cierto aire de glamour, oscuridad, que se sienta la calle, el smog, la sensualidad, sobre todo que tenga un aire nocturno”. La peor no sabe cuál sería: “esas fotos que considerás malas las borrás, y aunque sí hay mejores y peores, son todas como hijos que tenés a los que les diste más o menos atención, pero querés igual”.

Por último, Leandro se deja conocer y elige dos fotos propias para describirse a sí mismo:

DSC_0417-3.jpg
DSC_0582 - copia-2.jpg

Todas las imágenes © Leando Martin

 

Comunicadora Social. Fotógrafa del mundo.

"No pierdas de vista el horizonte"