LUCHAR CON GLITTER

LUCHAR CON GLITTER

Que lo más relevante de Naomi Preizler sea, al menos en los medios masivos, que es la ex novia del actor Joaquín Furriel y que su tema ‘Eva y Eva’ está dedicado a su actual pareja Eva De Dominici, es un desperdicio de lo que la artista significa. O quizá esté en este segundo dato, una canción que bajo ningún punto de vista descalifica a De Dominici, sino que la eleva, un poco de su mensaje al mundo: apóyense entre ustedes, mujeres. Empodérense.

Modelo símbolo de la lucha feminista. Comenzó su carrera en las pasarelas de renombradas firmas como Chanel, Balenciaga y otros tantos grandes del mundo de la moda, pero su costado artístico siempre estuvo encendido: estudió en la Academia de Arte de New York. Devino más tarde en cantante, luchadora incansable, sin dejar nunca de ser una artista con talento y, sobre todo, mujer. Sin embargo, fue la ruptura con el mundo de la moda lo que encendió la chispa de la lucha que hoy encarna desde lo más profundo de su alma.

En una entrevista con La Nación, se animó a decir que lo fashion ya fue, que a nadie le interesa y que se le dificultaba ser tomada en serio en el ámbito de la música al hablar de esos temas. Despojada de los hábitos laborales de la industria de la moda, pero sin perder detalles tan propios como un buen par de zapatos, decidió adentrarse en el mundo musical.  

Sufrió acoso y descalificación, pero no se rindió. Independizada de su productor, se lanzó en las aguas de la libertad, demostrando una vez más que la mujer puede (por si a alguien le quedan dudas). En los escenarios es pasional, no tiene barreras y se deja llevar abiertamente por la música.

Es el título de su trabajo discográfico, editado en el 2017, lo que mejor condensa todo lo que Naomi es y busca ser. Strass invoca el brillo, lo atractivo de la moda; encandila de la mejor forma. Es el par de zapatos y el vestido al que Naomi nunca renunció. Por otro lado, es el poder de la cultura, la impronta de algo que llama la atención e invita a mirar, o a escuchar en este caso.

Su pasado en la industria de la moda se expresa en una estética cuidada y muy propia, esbozada por Naomi misma, quien también encarna un combate contra los prejuicios de dicha industria en sencillos como ‘I’m a model’. Sus logros incluyen abrir el show a la artista internacional Dua Lipa en su primera visita a la Argentina en el año 2017, además de dar numerosos conciertos como el Ciudad Emergente y telonear a la banda venezolana La Vida Bohême.

Pero, sobre todo, Naomi, mujer empoderada,  es el canal para un mensaje. Es avispada en hacerse cargo de su lugar como persona pública, retomando el arte como herramienta cultural con poder transformador. Como aclaró en una entrevista reciente, “si tengo que dar un mensaje para la industria de la música es: ayuden a las mujeres”.

Naomi Preizler, independientemente de si su música gusta o no, es una representación clara y fuerte del poder creativo de la mujer. No es una persona sin miedos y totalmente perfecta, al contrario, pero como toda buena mujer, sabe hacerse cargo de sus falencias y salir adelante. Porque si preguntan hoy qué es una mujer empoderada, mi respuesta sería “una mujer que puede explotar al máximo su fuego creativo”. 

Fashion blogger frustrada. Curiosa por naturaleza. Feminista hasta la médula.
Me gustan las papas fritas más que los humanos.