¿QUÉ ES EL INDIE FOLK?

¿QUÉ ES EL INDIE FOLK?

Antes de comenzar cualquier tipo de disquisición sobre el indie folk es necesario hacer una aclaración: es imposible (o casi, para los exquisitos) definir el indie. Concebido tanto como un género, una forma de pensamiento o una forma de trabajo, el indie proviene de lo independiente. Usualmente relacionado con grupos sociales como los hipsters o aquellos que no dependen de una aparatología de la industria cultural mainstream, el indie es un universo en sí mismo. Sin embargo, hoy permitiremos deslindar las fronteras del indie para poder englobar dentro de un reducido terreno lo que podría denominarse indie folk.

El primer paso lógico sería remontarse a los orígenes de la música folk, cuyo significado original remite a los bailes y canciones característicos de un pueblo, pero que hoy en día se utiliza para denominar un género que poco tiene que ver con lo tradicionalmente nativo. El padre indiscutido es Bob Dylan, coronado en álbumes como The Times They Are A-Changin’ (1964). También se pueden incluir nombres —y necesarios— como Joni Mitchell y su álbum Court and Spark (1974) o los famosos Simon & Garfunkel, con su álbum Bridge Over Troubled Water (1970). Mención especial requiere Neil Young con clásicos como ‘Heart of Gold’ o ‘Southern Man’.

Las bases fueron sentadas y, aproximadamente dos décadas luego, para 1990, el indie folk emergía como un género en sí mismo. Continúa hoy en formación, mezclando influencias del folk con el indie rock, música de naturaleza acústica y melódica con gran peso de la lírica, generalmente orientada a la historia en sus composiciones. El género progresa día a día, incorporando elementos de otros estilos musicales (es el caso de sonidos más experimentales), pero manteniendo la crudeza y el sentimentalismo del sonido folk.

Los nombres de los artistas se repiten, sobre todo retornando a grupos como The Decemberists, Mumford & Sons y Fleet Foxes, o artistas como Bon Iver, el proyecto musical de Justin Vernon. El último adquirió renombre con su álbum For Emma, Forever Ago (2007), un tesoro que cualquier buen melómano sabrá apreciar y que identificó a Bon Iver por mucho tiempo con las melodías más bien melancólicas. Si bien es cierto que el término indie refiere a los sellos independientes, The Decemberist, banda en actividad desde el lanzamiento de su EP 5 Songs (2001), forma parte hoy del sello corporativo Capitol Records.

La talla de las bandas y artistas del género engloba nombres muy diversos: el inde folk se puede relacionar con la banda Of Monsters & Men, y no faltó el momento en que alguien preguntase ¿es Devendra Banhart indie folk? Con guitarras acústicas, banyos, contrabajos, pianos y ocasionales participaciones de instrumentos como los violines y mandolinas. The Head & The Heart, banda conformada por seis integrantes cuyo estilo se pueden resumir en su sencillo ‘All We Ever Knew’, incluso llegó a formar parte del lineup del emblemático festival de Coachella, demostrando que el indie folk puede no ser tan indie.

Si vamos al caso más nacional, el indie folk aparece en bandas de sello independiente como El Extra & Los Imposibles o Julio y Agosto, la actividad musical de esta última se remonta al año 2007 y su último trabajo La Niebla y La Autopista (2016) es un claro ejemplo de lo bien que se puede trabajar el género. También hay un poco de folk en Él Mató Un Policía Motorizado en temas como ‘Prenderte Fuego’ o Mi Amigo Invencible en ‘Noches de Ciencia Ficción’, considerando al folk como un género cuya métrica e instrumentos varía sutilmente del folk internacional por la propia influencia nacional (sin ir más lejos, folk remite a folklore).

El indie folk es un poco de esto y un poco de aquello, es la identidad melódica de un pueblo, también es un estilo musical que se ha expandido por el mundo y ha roto las barreras del tradicionalismo para establecer horizontes estables. Es parte del ethos de nuestra cultura.

Por otro lado, los elementos metadiscursivos  también permiten identificar el género. No por nada decir folk evoca barbas, sombreros y borcegos: es también un trabajo de representación visual. Sin ir más lejos, los arte de tapa, los lettering en sus nombres y las ilustraciones generales en la identidad de la banda suelen ser elementos que acompañan todo conjunto con influencias del indie folk. Lord Huron es un caso emblemático, utilizando sus propias ilustraciones. Nacionalmente, Mi Amigo Invencible utiliza las ilustraciones de Federico Calandria para gestar su impronta propia.

Quizá, al final del día, adherir el “indie” al folk es una manera de diferenciar el clásico folk de algo más cool. O, simplemente, un subgénero dentro del género, al mejor estilo Inception, dentro del cual se seguirán creando, eternamente, más diferenciaciones.

Comunicadora Social. Fotógrafa del mundo. 

"No pierdas de vista el horizonte".