ERIC MANDARINA: EL INGENIO AUTODIDACTA

Eric Mandarina es músico. Detrás de su aspecto tímido esconde un talento musical atípico: desarrolló una técnica que une guitarra, percusión y beatbox, pero la búsqueda de su lenguaje sonoro inició en su adolescencia con la batería.

“Empecé tocando la batería a los 14 años de forma autodidacta. Me llamaba la atención ese instrumento y la percusión. No tenía muchos recursos, conseguí un bombo, unos platillos y un redoblante. Los primeros temas los saqué tocando arriba de las mismas canciones. Con el tiempo comencé a tocar de forma más austera”.

Con el instinto rítmico que le dejó el instrumento, empezó a construir un método de percusión con la guitarra. Primero, fueron chasquidos en el cuerpo de la viola, y con el tiempo los golpes delicados se transformaron en su núcleo musical.

“En casa había una guitarra y empecé a componer canciones. Me gustaba mucho la idea de acompañar el ritmo de las cuerdas con sonidos de una batería. Al principio no tenía un referente, fue más instintivo y de investigación. Luego, estudié teatro y me sirvió para utilizar la voz desde otro lugar y encontrar diferentes herramientas escénicas que llevé a la música”.

La faceta teatral fue clave para definir su estilo e iniciar el proyecto. No solo aparecieron textos en los temas, además trasladó personajes de la dramaturgia al ámbito musical y agregó el beatbox para llenar con su voz el vacío digital por la falta de recursos como pedaleras o looperas.

“Ese vacío también lo completé con radios y televisores que traje del teatro. Al principio eran muchas ideas juntas, algunas personas entendían y otras no, pero con el tiempo encontré la forma de ser más comprensible”.

Eric tenía bien en claro su objetivo y sabía que era importante mantener el formato analógico. Si bien traspasar al plano digital podría haber resultado tentador, decidió no hacerlo por una cuestión estética de poner el objeto en escena en lugar de reproducirlo digitalmente y así lograr un impacto visual. En 2014 llegó la primera gran oportunidad con una presentación multitudinaria en el marco de un evento reconocido mundialmente.

 

“La presentación en el TEDx fue un quiebre en mi carrera”

 

“Fui solo, no tenía equipo técnico y entendí un montón de aristas que uno tiene que tener en cuenta. Me dijeron que iba a haber 10 mil personas y lo veía imposible porque tocaba a las 10 de la mañana, pero cuando salí a escena estaba casi agotado. La presentación en el TEDx fue un quiebre en mi carrera”.

El acontecimiento fue un antes y un después para Eric, entendió que debía encarar de forma más profesional el proyecto y el resultado fue Error (2015), el primer álbum de estudio y Sistema (2017), su último material, dos producciones tan innovadoras como ambiciosas. Los shows de Eric son muy particulares, es él quien abre los recitales con la guitarra percusiva, luego agrega el beatbox, minutos después los objetos y finaliza acompañado de los integrantes que completan la formación. Si bien no hay un baterista entre los músicos, los sonidos de percusión que logra Eric con la guitarra dejan la sensación de tenerlo.   


 

“Tengo ideas que rompen estructuras y formas de hacer música, me queda mucho por construir y fusionar”


 

“En el último tiempo me pregunté para qué hago esto. Toqué en cualquier antro de la ciudad por monedas o una pizza, la pasé bien y mal, pero a la vez estuve en el Personal Fest, en el Lollapalooza y el Festival Bue. No busco fama, éxito ni masividad, sino que lo que hago le llegue a la gente. Tengo ideas que rompen estructuras y formas de hacer música, me queda mucho por construir y fusionar”.

Eric Mandarina es un artista que de forma autodidacta y durante más de una década buscó su propio estilo, y lo encontró. Jamás le importó si del otro lado había miles de personas o solo un puñado. Solo quiso, y aún quiere, ser escuchado: todavía tiene mucho por decir.

Eric-Mandarina-Perfiles-17-04-18-Natalia-Vidal-Solo-Para-Entendidos_36.jpg

Todas las fotos por Natalia Vidal.