SPECTOR STUDIOS: LA PRIMERA DÉCADA GRABADA

El martes pasado 16 de abril SPE realizó una entrevista en la sala de control de Spector Studios, mano a mano con Mauro Conforti y Nicolás Mucci (productores y dueños del estudio) mientras se desarrollaba el showcase que adelantaba el nuevo disco y videoclip de La Bestia de La Energía (2018) de Mauro Conforti & La Vida Marciana, y el festejo de los 10 años de Spector Studios.

IMG_5953.jpg

SPE: Este es el adelanto de su tercer disco La Bestia de la Energía, festejando los 10 años de Spector. ¿Cuál fue su inspiración a la hora de componer? ¿Se basaron en artistas o álbumes de referencia o simplemente en el background musical e influencias de cada uno?

Mauro Conforti: Mirá, siempre nos basamos en el background musical de cada uno. En este caso, también por las experiencias vividas. Pude ver a Michael Jackson, Bowie, Paul McCartney y Charly García. Haberlo visto tantas veces, eso me abrió la cabeza (refiriéndose a García). Venimos de dos años de hacer giras por México; eso está volcado también en las composiciones. Tenemos este lugar increíble que es nuestra fábrica de sueños en el cual podemos hacer básicamente lo que se nos canta (Risas). Tuvimos unas colaboraciones increíbles con Ariel Rot, Juliana Gattas y Fito Paez. Eran canciones que no fueron pensadas para hacerlas con ellos, y les quedaron a su justa medida. Bueno, es un honor muy grande, tenemos varios años de carrera tocando, grabando y estamos festejando 10 años de grabación... La década grabada. Es un disco con el que estamos muy contentos, seguimos en la línea del rock porque es lo que hacemos, defendemos y creemos que no ha muerto. Por eso el título La Bestia de la Energía: es un homenaje a esa energía. Estamos muy felices haciendo lo que hacemos.

SPE: ¿En qué se diferencia este disco de los anteriores? Además, tomemos en cuenta que es el disco que acompaña a los diez años del estudio, por lo tanto, tiene el doble de importancia.

MC: Podría decir que es un disco un poco más maduro. Son letras que son más directas y más simples; si bien la producción no es cruda porque grabamos de todo. Yo grabé muchos teclados al principio. Tenemos un estudio lleno y repleto de ellos. Como que cambiamos la forma de trabajar un poco. Grabamos muy rápido las bases. Nosotros tocamos juntos hace un montonazo de tiempo. Ya nos conocemos mucho con la banda, con Mauro Conforti & La Vida Marciana. La Vida Marciana es una banda que ya estaba establecida y tocamos juntos para varios artistas como músicos de sesión. La diferencia es eso, que son canciones un poco más directas en cuanto a las letras, en cuanto a las formas, son incluso más cortas.

Nicolás Mucci: Nosotros somos de componer “clásico”. Somos de formación clásica.

—“De rock clásico con una pizca de pop” agrega Mauro—.

SPE: Cuéntenos un poquito sobre la gira por México. ¿Cómo fue esa vivencia? ¿Fue su primera vez de gira por Latinoamérica?

MC: Comenzó en el 2015, la primera vez en México que fui solo a hacer una gira promocional. Yo en ese momento había sacado un videoclip que se llama ‘El encanto bajo el mar’ que fue hecho con Muppets personificados, que están por ahí atrás (refiriéndose a los Muppets que actualmente decoran su sala de control donde graban y producen) y pegó mucho. Les gustó a los mexicanos y empezamos el camino, a recorrerlo, a desarrollarnos allá. Ya van seis giras, la última fue en febrero. Y ahora tenemos planeado volver con la salida del disco. Antes era como una visita que voy, toco y vuelvo; ahora estamos trabajando y desarrollándonos allá. La experiencia con México es increíble. Es un lugar que te tratan de maravilla, fuimos con Nico ya varias veces y recorrimos un montón de ciudades. Y en todos los lugares el público es distinto pero a la vez es muy caluroso y muy afectuoso, y dan siempre ganas de volver. Donde a uno lo tratan bien, siempre quiere volver. Sin embargo, nuestro lugar es acá. Todo lo hacemos acá, es nuestro hogar. Justamente, una de las canciones nuevas se llama ‘Nuestro Hogar’.

 

"Charly García grabó su último disco en un iPad".

 

SPE: Se sabe que no es lo mismo ser músico que productor musical. ¿Cómo se logra encontrar el balance entre los roles a lo largo de la producción de un artista o de su propio disco? Además, a la hora de producir existen distintas etapas como la preproducción, la producción, la mezcla y el mastering. ¿Cuál de esas etapas disfrutan más?

MC: Yo creo que la producción, en mi caso. Se trabaja mucho desde la intuición cuando se produce algo. No me gusta llevarme las cosas a mi casa y pensar. También es la ventaja de tener un lugar propio. La que más disfruto es la primera (preproducción), que es cuando se arman las canciones, estoy en el piano, “esa parte sacala, esa parte ponela” —refiriéndose a cambios de la composición o arreglos de un tema—.

NM: Yo me desarrollo como artista, soy guitarrista. Pero se relaciona todo porque uno puede aprender desde el lado de estar arriba del escenario y de haber grabado muchos discos y de haber sido producido por mucha gente. Antes de ser productor, tenés que ser músico. La carrera de productor que vayan a estudiar no les va a servir de mucho si no son buenos músicos. Entonces se basa en la experiencia de ser producido. Se aprende mucho de grabar. Estando acá grabando todo el tiempo, vienen muchos productores y siempre estás aprendiendo algo de alguien y nutriéndote de eso. Entonces desde ese lugar uno puede aconsejar al otro. De alguna forma, producir es eso: aconsejar y darle tu visión externa a otro músico. Nosotros somos mucho de producir en el estudio. Generalmente, los últimos discos que hicimos, los hicimos juntos. Por ahí Mauro lidera un poco en la preproducción, aunque esté siempre acompañando, y yo estoy un poco más en la parte técnica.

—“La que menos disfruto es la de la edición. ¡Pero nosotros tocamos bien! No necesitamos tanta edición” agrega Mauro riéndose—.

NM: No tenemos esa limitación que tienen otros productores que por ahí tienen que estar gastando horas de estudio. Entonces, a veces nosotros cerramos un paquete general y decimos “bueno, vamos a hacer este disco”.

MC: Por ejemplo, la preproducción del disco nuevo la hice toda en un iPad con el Garageband (DAW, Digital Audio Workstation desarrollado por Apple) y con un tecladito enchufado, encontré la forma y pude hacer. Charly García grabó su último disco en un iPad. En cuanto a la parte artística, nosotros vivimos en un momento de cambio en la industria, en la forma en la que uno se desarrolla artísticamente. En otro momento estaban más acostumbrados que una discográfica haga todo por uno, pero empezamos una época en el cual nosotros tenemos que hacernos cargo de todo. Somos abanderados un poco de la autogestión hasta a la hora de subirte a tocar, y medio que nos acostumbramos a vivir así. Por eso decía lo de México: ahora es mejor para muchas bandas independientes que se están yendo para allá. No necesitan una discográfica que los mande o una gran movida. Hoy en día podés sacarte tu pasaje ir con una guitarra, y va a estar bien. La música es un puente, une.

SPE: ¿Qué artistas, productores, arregladores o compositores tuvieron el honor de conocer y/o trabajar? ¿Tienen alguna anécdota inolvidable que vivenciaron a lo largo de estos años?

MC: Pasaron muchos. Los demos de La Ciudad Liberada (2017) de Fito los hizo acá. Ahí donde estás sentada se armó todo un set de teclados inmenso, lo tuvimos un buen tiempo y verlo trabajar fue mortal. Yo que lo admiro y lo fui a ver tantas veces, incluso ahora tenerlo en un tema del disco es un honor enorme. Y bueno, ha venido Cerati una vez a ensayar con Fabiana Cantilo, vino Gustavo Santaolalla, lo tuvimos a Pete Doherty hace poco, Jorge Drexler, Dyango (Risas).

—“Ahí donde estas vos estaba Dyango. Nosotros dos solos y Dyango ahí dándonos una clase de vida” suma Nico—.

MC: Es un lugar del que estamos muy orgullosos; de que haya pasado tanto tiempo y no hacemos mucha publicidad. Sin embargo, siempre ha venido mucha gente y se ha catalogado como un estudio de rock también. Porque es un estudio donde se graba rock. Nosotros tampoco lo quisimos llevar para ese lado, pero bueno, inconscientemente sí.

NM: Tenerlo a Pete Doherty una semana —“intensísima” agrega Mauro riéndose— acá adueñándose de todo el estudio fue la verdad que…

SPE: ¡Un sueño!

MC: ¡O una pesadilla! (A carcajadas).

NM: En realidad hay miles de anécdotas, y no todas son de alguien conocido. Por ahí viene una banda que está empezando y se arma una situación hermosa y una conexión bárbara con la gente. Es lo que tratamos de lograr muchas veces, que la gente esté cómoda. La gente cuando se relaja, se empieza a divertir y empieza a fluir una energía positiva que sirve para grabar. Y de ahí surgen las anécdotas más divertidas o más patéticas (Risas).

MC: Una vez vino Juanse a grabar una colaboración en un tema que hicimos en homenaje a los Ratones Paranoicos que salió por un sello. Nosotros también hicimos nuestra versión y fueron como doce bandas que hacían una versión cada día. Una de ellas fue Fetzet, vino Juanse a grabar la voz y en un momento dijeron, “bueno, andá, grabala ahí” (en la sala de grabación) y él dijo “No, no, no acá” (en la sala de control). Entonces estábamos todos con auriculares en el control.

NM: Una de Juanse buenísima fue cuando él preguntó donde había un kiosko y nuestro técnico Lucho le dijo “Sí, ¿qué necesitas? Te lo voy a comprar ahí a la esquina”, a lo que le respondió “No, decime donde está el kiosko” va y vuelve con una caja de Garoto´s (caja de bombones de chocolate) y primero se comió siete o diez él, y recién después les convido a todos. Se nota que estaban re coños (risas).

 

"Antes de ser productor, tenés que ser músico"

 

SPE: Algo que llama la atención es el nombre de Spector Studios, refiriendo a uno de los productores más reconocidos del mundo: Phil Spector, creador del Wall of Sound que utilizaba al estudio como un instrumento más a nivel compositivo y experimental. La fórmula se creó a partir de su famoso trabajo con el álbum Pet Sounds (1966) de los Beach Boys a principios de los ‘60. Esta revolución le permitió a posteriori trabajar con John Lennon, The Beatles, Tina Turner, Cher, Leonard Cohen, The Ramones, entre muchos otros.

MC: Sí, el nombre es por él. Somos muy fans de la Wall of Sound que Spector grababa en los ‘50, orquestas enteras grabadas en mono... Es un tipo que descubrió un sonido y audio. Por eso somos fans de ese sonido de los ‘60, tenemos todos estos instrumentos viejos acá. Me gusta decir que es un estudio “anti-midi” (Musical Instrument Digital Interface, protocolo de comunicación que permite a las computadoras y otros dispositivos musicales electrónicos comunicarse y compartir información). Vamos buscando a lo pulguero qué instrumento conseguimos. Nos gustan mucho los instrumentos.

IMG_5924.jpg

SPE: Por último, veo que alguno de los dos o los dos son muy fans de ‘Star Wars’ (El estudio tiene en casi todos los cuartos figuritas de colección). —“Soy yo” aporta Mauro— ¿John Williams (compositor de la famosísima banda sonora de la película) te inspiró a componer soundtracks?

MC: Sí, mirá, yo estudié una carrera de música clásica que es larguísima y tengo el título de compositor e hice el soundtrack de una película que se llama ‘Torino’ (2010) de Agustín Rolandelli. El es el director de todos nuestros videos, y John Williams sí es uno de mis principales referentes, me encantan los soundtracks y tengo un montón de vinilos. Mis compositores preferidos de hoy en día son Williams, Ennio Morricone, Giorgio Moroder, Vangelis, esa onda de sintes me encanta porque soy tecladista. Hans Zimmer, de los más viejos como Nino Rota o Bernard Herrmann, que hacía la música de las películas de Hitchcock. Soy un cinéfilo.

Todas las fotos por Ivan Gritar.