SUENA EN SPE: LAS MANOS DE FILIPPI

Las Manos De Filippi es una banda original con un camino recorrido y por recorrer que pocas bandas eligen con tanta convicción, con un peso social que los caracteriza y un mensaje que deja en claro que la música y los artistas pueden asumir un rol social. En una charla con SPE, Hernán de la Vega, alias "El Cabra", —cantante y guitarrista— cuenta qué objetivos tienen, de dónde sale la isnpiración musical y sobre su último trabajo M.A.C.R.I (2017).

SPE: ¿De qué manera comenzó este nuevo año para Las Manos De Filippi?

HERNÁN DE LA VEGA: Este año arrancó bien. En enero nos metimos a grabar, a terminar los capítulos que quedaban para presentar M.A.C.R.I y después estuvimos tocando mucho. Paramos quince días a principio de año y luego fue todo estudio y tocar en vivo por todos lados. No paramos un solo fin de semana.

SPE: Haciendo un balance de su larga e interesante carrera, una que se realizó más que nada sobre los márgenes de la industria musical ¿Cuál es tu reflexión en este momento?

HDV: Hoy disfrutamos de esa marginalidad y de ese camino que elegimos. En realidad, no sé si lo elegimos o por nuestro estilo y forma de ser terminamos desembocando en él. Estamos contentos porque logramos poder tocar todos los fines de semana y también salir mucho de gira, además de seguir grabando temas nuevos. Estamos intactos en ese sentido y logramos algo que siempre soñamos, que es mantenernos en actividad, viajar mucho, sostener nuestro lugar con nuevo material. Hubo algunos momentos en los que me preguntabas y estábamos decepcionados por lo que estábamos viviendo como conjunto. A veces costó mucho laburar de esto y había que ganar dinero con otros trabajos, pero siempre afrontamos esos momentos sabiendo que iba a llegar la mejora. Hoy, por suerte, estamos bárbaros.

SPE: Siendo nuestro país un lugar muy complicado para poder vivir de la música ¿Qué consejo le podrías dar a las bandas que recién empiezan el camino?

HDV: Mirá, la experiencia personal me dice que les recomiende siempre hacer lo que les guste. Que sea lo que más les guste hacer, porque es la única manera de superar esos momentos durísimos, y uno es capaz de bancarse lo más duro solamente a cambio de estar haciendo algo que lo apasione. Sería muy difícil aguantar tanto en algo que no te guste mucho, en la primera de cambio pateás el tablero y listo. Primero eso, y después el vivirlo como una experiencia, como un aprendizaje constante, no frustrarse con los errores, sino aprender de ellos. Nosotros llevamos 26 años de ir aprendiendo en cada show y cada gira cosas nuevas. No hay que abandonar la idea de que el camino es justamente la mejor escuela.

SPE: ¿Es importante la humildad para poder llegar y sostenerse bien alto en el mundo de la música?

HDV: Creo que gracias a recordar mucho mis inicios en la calle yo puedo disfrutar al máximo cada show. Vayan cinco, veinte o doscientas mil personas, yo lo disfruto mucho y es por eso que es importante no olvidarse de donde viene uno. Además, si uno se cree algo que no es, también se enfrenta constantemente a desilusiones porque no siempre todo sale bien, porque no siempre es un sold out. Hay que estar bien mentalmente y vivir cada cosa con el mayor realismo posible, siendo consciente todo el tiempo de ello y tomar cada mala experiencia como algo a superar en el próximo paso.

 
“Hoy disfrutamos de esa marginalidad y de ese camino que elegimos. En realidad no sé si lo elegimos o por nuestro estilo y forma de ser terminamos desembocando en él”

 

 
SPE: Ustedes han viajado mucho por el mundo y han podido realizar una comparación con la Argentina ¿Sienten que a nuestro país le falta en todo sentido mucho para poder llegar a un mejor nivel cultural, social, político y económico?

HDV: Sí claro, te das cuenta que faltan muchas cosas. También que nuestra historia no es la misma que la de los grandes países del mundo, sobre todo en cuanto a los derechos que uno posee como persona. Te das cuenta que estamos muy cagados a palos, pero que también hay una garra y unas ganas de enfrentar todas esas cuestiones que tal vez para un europeo no tienen lógica. Capaz a un alemán no le entraría en la cabeza tener un laburo que te consuma todos los días de tu vida y aun así no poder vivir tranquilo. Por suerte eso acá lo enfrentamos con otra fuerza que no es tal en países donde también llegan los problemas como la desocupación y el hambre, y que por estar acostumbrados a un nivel de vida muy diferente, les falta todo eso que necesitan para afrontar el problema.

SPE: Vayamos por un momento a M.A.C.R.I ¿Cómo surgió la idea de esta trilogía? ¿Cómo la trabajaron a lo largo del tiempo?

HDV: Primero empezó por el nombre y luego los desglosamos por cada inicial. Pero lo que más contentos nos puso fue el hecho de poder sacarlo en tres capítulos. Un primer capítulo bien actual y politizado que se pudo hacer porque lo compusimos y grabamos en solamente un mes. Y después ya ir con un segundo capítulo más del palo nuestro, apuntando al humor y la ironía, que tiene canciones más generales sin tanta actualidad. Y el lunes que viene sacamos una tercera parte que es una fusión entre el humor y la política presente en los dos discos anteriores. Es lo que identifica a Las Manos De Filippi: la crítica y el humor político.

SPE: Después de haberse sacado la presión de lanzar el primer capítulo ¿El trabajo en los otros dos volúmenes fue un poco más relajado? ¿Qué diferencias hay entre ellos?

HDV: Bueno, con el que más carga y dudas teníamos fue con el primero por tener que componer en un mes todos temas que tratasen de lo que sucedía en ese momento. Con los otros dos fue mucho más relajado, porque si bien no estaban los temas totalmente terminados, ya teníamos las ideas de los personajes que buscábamos describir. Y al no ser cosas de actualidad, teníamos más tiempo, no nos corría el reloj político. En ese transcurso fue en el que surgieron todas las canciones del tercer y último disco.

SPE: Han elegido trabajar con un formato específico que se llama ópera rock y que es muy poco habitual en la escena local ¿Cómo tomaron la decisión de realizar ese cambio brusco y elegir un camino diferente?

HDV: No lo veo como un disco tan distinto a los otros, porque todos tienen esa variedad de estilos, si bien en este metimos una rumba flamenca, algo que nunca habíamos hecho previamente. Pero creo que al llamarse M.A.C.R.I, cualquier cosa que se nos hubiese ocurrido meter iba a terminar siendo parte de una ópera rock. Porque el nombre del Presidente es lo que marca una época, y a nosotros nos gusta dejar plasmado en cada disco y canción que hacemos lo que estaba pasando en ese momento específico en el país.

Nos encanta tener la idea de escuchar estos temas en 20 años y que la experiencia sea similar a la de hojear un diario viejo. De eso nos agarramos a la hora de nombrar políticos, no nos cohibimos en ese sentido, para que quede bien claro todo. Sabemos que decimos “Macri” y en unos años posiblemente ya no esté más, lo mismo con “Bullrich”, pero nos interesa que sea un documento de lo sucedido.

SPE: La música de Las Manos De Filippi es muy difícil de encasillar dentro de una escena dividida en casillas bien marcadas ¿Creen que esa versatilidad que poseen ha sido una virtud que les permitió crecer y al mismo tiempo diferenciarse del resto?

HDV: Puede ser, porque nosotros desde un principio ya tuvimos esa variedad de estilos. Cuando hicimos “La Cumbia Del Cucumelo” era un momento en el que estaba muy en guerra la cumbia con el rock y a nosotros siempre nos interesó bucear en esos conflictos. Fue como una bandera nuestra siempre y ahora, como balance de los 26 años de carrera, te digo que hubo banderas que nunca abandonamos. Esa fue una: la de investigar todos los estilos musicales sin fanatizarnos con ninguno de ellos, y la otra fue el jamás repetirnos para no sentir que estamos haciendo algo que ya hicimos o que no nos gusta.

Después también siempre quisimos mezclar todo lo que es crítica social, algo que descubrimos a partir de hacer “Señor Cobranza”, con la que se nos abrió una puerta gigante. De ahí en adelante elegimos acompañarlo de lo irónico y lo humorístico, no dejarnos oscurecer solamente por un estilo. Hay un público que te exige, es lógico, pero por suerte también hay otro público que disfruta de la posibilidad de poder esquivarle a lo obvio, que es que vayamos solo a putear al Presidente. Entonces creo que yendo y viniendo entre lo crítico, lo humorístico y lo bizarro, fuimos creando nuestro camino. Ojo, yo te digo esto pero no nos creemos únicos en eso, es la influencia de Mano Negra y muchísimas bandas más que también hicieron eso.

SPE: Acabas de mencionar a “Señor Cobranza”, canción emblemática que conlleva un conflicto ¿Cómo lo recordás hoy a la distancia?

HDV: Lo recuerdo como algo que superamos, que lo tomamos para aprender, revertir la situación y aprender de todo lo bueno que eso te pueda dejar. Nosotros todo ese conflicto con los años lo dimos vuelta aprovechando la popularidad que tuvo la canción gracias a La Bersuit, a Santaolalla y a Universal que lo regaron por todo el mundo. Por eso hoy día podemos ir a Colombia y a otros países donde ese tema pegó muchísimo y vamos con la carta que dice que somos los autores de “Señor Cobranza”. Pero en ese entonces, éramos inexpertos en temas legales y nos enganchamos más en la discusión interna, sin entender lo de las compañías y lo de la privatización, un proceso que recién empezaba. Fue toda una experiencia.

 
“Espero que la experiencia del kirchnerismo haya dejado en claro que lo que necesitan los músicos, antes que militar por cualquier cosa, es hacerlo por sus intereses de clase”

 
SPE: Siendo una voz de la calle genuina ¿Cómo analizas la lucha que se está llevando desde todos los frentes sociales?

HDV: Veo que hay gremios que están muy plantados y creo que es a lo que hay que sumarse para darles todo el apoyo posible. Desde el INTI están con su lucha por los despidos, ahora también están los mineros de Río Turbio en la Plaza del Congreso. Creo que hay conflictos en los que hay que participar y eso fue una constante en los 26 años de Las Manos De Filippi, siempre apoyando las luchas de los trabajadores en donde sea.

SPE: Existiendo grupos políticos que han usado sus canciones como bandera, sobre todo desde la izquierda. Recordando el debate acerca de si era lo mismo o no votar a Macri o a Scioli ¿Cómo te posicionas vos en ese tema viéndolo desde la realidad que vivimos hoy día?

HDV: Yo milito en el Partido Obrero desde el 89’ y me planto con la de votar en blanco. Mi pregunta es ¿Había que votar a Scioli? Era como algo obvio, creo que un poco a lo que se dedicó el kirchnerismo fue a conducir a la gente a un callejón sin salida en donde el que no se desmoralizó, patinó. Así le dejó el camino allanado al macrismo y a todo lo que estamos padeciendo ahora. Por eso siento que es importante que quienes responden a los intereses de los trabajadores tengan una línea correcta, que no creen falsas expectativas en un Scioli. Por eso es que no tengo ningún tipo de conflicto con esa cuestión.

SPE: Sigamos por otro de los temas que se debatió muy fuertemente durante los años del kirchnerismo. En esa época muchas bandas de rock (incluidos varios próceres como Charly García, Fito Páez y Andrés Calamaro) se asociaron con el partido político que gobernaba ¿Cuál es tu opinión al respecto de esa conexión entre el rock y el Estado? ¿Los tentaron a ustedes alguna vez durante esos años?

HDV: Creo que nosotros, al estar muy marcados, ya sabían lo que les íbamos a decir si llegaban a proponernos algo. Si bien es bueno que los artistas se vuelquen a la política, algo que no pasaba antes del kirchnerismo, lo importante es que empiecen a crear organizaciones independientes de la patronal y del mismo Estado. Crear su sindicato, uno que defienda sus intereses de clase como trabajadores, porque el de los músicos es un gremio que siempre estuvo muy vapuleado.

Estábamos muchos en la época de los “pomelos”, donde no estaba claro si un músico era un trabajador, siendo lo más común que todos dijesen ‘no, yo no hago política, yo hago música’. Por suerte eso ya no existe más y espero que la experiencia del kirchnerismo haya dejado en claro que lo que necesitan los músicos, más que militar por cualquier cosa, es hacerlo por sus intereses de clase.

SPE: En estos últimos años, el movimiento feminista se ha mostrado muy fuerte y organizado. En el ámbito del rock existieron muchas denuncias por abuso y acoso ¿Cómo han vivido hasta aquí todos estos cambios desde su posición?

HDV: Si algo se nota que cambió es eso, la lucha de las mujeres. Hoy día todo el debate que se da por el aborto legal y gratuito es algo muy bueno. Creo que ellas son las que más muestran un cambio dentro de todo el esquema de lucha y todos esos cambios, así como se llevan puestos a los rockeros, avanzan en todos los ámbitos. Hay que apoyar, hay que estar al servicio de esa lucha.