MOGWAI: "NOS UNE EL HECHO DE QUE INGLATERRA NOS CAGÓ"

MOGWAI: "NOS UNE EL HECHO DE QUE INGLATERRA NOS CAGÓ"

Solo Para Entendidos: ¿Cómo vienen transitando esta intensa primera mitad de año?

Barry Burns: A finales del año pasado tuvimos bastantes shows, por lo que utilizamos estos primeros meses del 2018 para terminar de grabar un soundtrack para un filme llamado Kin. Así iniciamos nuestro año, y luego de eso realizamos algunas presentaciones por Latinoamérica, previo a regresar a casa para participar en la temporada de festivales.

SPE: Acabás de mencionar la grabación de un soundtrack, algo en lo que ustedes ya tienen mucha experiencia ¿Te atrae más ese tipo de trabajo en el estudio o preferís la adrenalina constante de tocar en vivo?

BB: Solía preferir tocar en vivo antes que el trabajo dentro del estudio, pero todos crecimos y ahora tenemos familias e hijos. Por lo que termina siendo más fácil y cómodo estar en el estudio. Ahora, hablando de la diferencia entre grabar un álbum de Mogwai y la música para películas o series, yo diría que reside en el disfrute. En el caso de la banda sonora, solo llega en el momento en el que la terminás debido al estrés que genera tener que complacer a todos esos ejecutivos de Hollywood. En el caso de nuestros discos la situación es inversa, ya que la diversión existe de principio a fin.

SPE: ¿Cuál es el balance que realizás de tu carrera en este momento? ¿Hay algún hecho que te haya quedado marcado para siempre?

BB: Es una muy buena pregunta. Creo que una de las cosas que más llevo conmigo es aquel tour como soporte de The Cure en el 2004, porque estábamos muy abajo en la cadena y nunca habíamos hecho una gira grande. Fue muy interesante ver cómo funcionaba toda la maquinaria, cuan famoso se puede volver alguien y cómo eso termina afectando a esas personas. Nosotros no somos famosos, nadie conoce nuestras caras, lo cual es algo fantástico. Claro que a lo largo de nuestra carrera hemos tenido buenas y malas experiencias, pero ese momento en particular siempre está en mi cabeza.

SPE: En medio de su evolución y crecimiento ustedes han tenido la oportunidad de hacer aquello que The Cure hizo con ustedes en 2004 —fueron banda soporte en el tour—. ¿Hay algo que le dirías a las bandas que están en esa misma posición?

BB: Yo les diría algo que nunca nos dijeron a nosotros: si no trabajás lo más duro posible, no vas a llegar a ningún lado. Si uno no está todo el tiempo pensando y haciendo música, no hay chances de que tu mundo cambie. Claro que hay un poco de suerte, pero no es demasiada ni lo que más importa. La analogía aburrida sería: si querés ser un buen abogado, mejor que te sepas perfectamente toda la ley. Siempre hay que trabajar duro, pero lo hermoso de esta profesión es que la disfrutás a cada paso.

 

“El Brexit es vergonzoso. Todos pensamos que es una muy mala idea”

 

SPE: Esta es su tercera visita a la Argentina ¿Hay algo que la diferencie de las dos anteriores?

BB: Es divertido, porque ayer a la noche vimos la marcha de los estudiantes y unas horas más tarde los festejos por el campeonato de Boca Juniors y no sabíamos qué carajo estaba pasando. Las veces anteriores estábamos mucho más metidos en lo arquitectónico, yo siempre sentí que Buenos Aires es la ciudad más europea de Latinoamérica, más allá de que del resto de los países solo hayamos ido a Brasil y Chile. Pero uno por momentos se siente caminando en París, aunque también es muy exótica, sobre todo por el hecho de estar tan lejos.

SPE: Aquí siempre decimos que tenemos al mejor público del mundo ¿Creés que eso es cierto? ¿O en algunos lugares de Europa también hay audiencias con la misma o mayor pasión que las nuestras?

BB: Creo que la única excepción a ello fue la primera vez que pisamos Santiago de Chile, porque por unos días nos sentimos como The Beatles. No lo puedo explicar, fue una locura total, pero lógicamente no se repitió la segunda vez que fuimos. Nunca fue así en Europa, pero hay algunos lugares de España y Francia donde se ve esa misma pasión. Creo que también se puede explicar por el hecho de que no venimos demasiado por aquí y muchos creen que va a ser la única posibilidad en muchos años de tenernos cerca, algo que hace todo más emocionante.

SPE: Seguramente te han hecho muchas veces esta pregunta... ¿Cuál es para vos la relación que une a Escocia con la Argentina? ¿Cómo te posicionas en la polémica por el Brexit?

BB: Creo que a los argentinos y a los escoceses nos une el hecho de que Inglaterra nos cagó repetidas veces a lo largo de la historia. Igualmente tengo muchos amigos allá, así que tampoco quiero ser tan general. El otro día me enteré que uno de los padres del fútbol argentino era un escocés y me quedé muy sorprendido, porque nosotros somos muy malos y ustedes son geniales. Hay muchas conexiones, pequeñas cuestiones como esa, también escuché que el chimichurri tiene origen escocés y me voló la cabeza. Además tenemos acentos muy extraños, ayer a la noche pedí morcilla en un restaurante y me divirtió que la manera de pronunciarla sea tan distinta a la española. Y sinceramente me encanta, es un modismo brillante.

En cuanto al Brexit, me afecta bastante porque, a diferencia de mis compañeros, yo vivo en Alemania en este momento. Eso significa que a pesar de que mi esposa es escocesa, entonces tenemos que tramitar el pasaporte alemán, algo que por suerte mi hija no tiene que hacer porque nació allí. El Brexit es vergonzoso. Todos pensamos que es una muy mala idea. Solía creer que Trump era lo peor, pero ahora creo que tiene un importante competidor en la carrera por ese puesto. Me impacta sin dudas, aunque me duele también por la música en vivo, ya que para girar por Europa no tenés que pagar por equipos en los demás países salvo en Suiza. Y con el Brexit las bandas no van a poder costear los tours dentro y fuera del Reino Unido, lo cual significa un adiós para ellos. Es un problema grande, más considerando la cantidad de festivales que hay allí.  

SPE: Las voces no predominan dentro de su música. ¿Alguna vez pensaron en utilizarla para hablar de los problemas que aquejan al mundo?

BB: Para nada, lo único que hemos hecho político ha sido alguna que otra entrevista y dar el apoyo a la independencia de Escocia, algo que no funcionó y que terminó siendo una pérdida de tiempo. Pero siempre hay que intentarlo, eso es muy claro.

SPE: En la Argentina tenemos una escena Indie muy diversa y poderosa ¿Ves algo parecido en Gran Bretaña y el resto de Europa? En caso de que exista ¿Es tan fuerte como lo que se vive aquí y ahora?

BB: Yo regresaría a Glasgow en este caso. Nosotros nunca tuvimos una escena como la de Manchester en los ’90, donde todas las bandas sonaban muy similares. En Escocia nadie quiere sonar como el otro y todos apoyan eso, ha sido una escena muy pequeña siempre en tamaño, pero tiene muchísimas bandas que han sido populares alrededor del mundo. Justo ayer charlábamos de eso y decíamos que seguramente se debía al pésimo clima: como llueve todo el tiempo, nadie quiere salir y todos terminan encerrados con el piano o la guitarra.

SPE: Bueno, en Manchester sucede al similar con el clima…

BB: ¡Exacto! Pero es raro ver bandas más exitosas salidas de Glasgow que de Londres, algo muy extraño sin lugar a dudas.

 

“Es lindo que la música tenga una base geográfica en donde las personas puedan armar una reputación antes de lanzarse al mundo”

 

SPE: ¿Fue esa escena de Manchester influyente para Mogwai?

BB: Había algo muy emocionante en el hecho de que de un solo lugar saliese tanta buena música. Todos miraban a Manchester y Glasgow, la gente se mudaba allí y empezaba una banda, por lo que era una situación magnética y excitante. Es lindo que la música tenga una base geográfica en donde las personas puedan armar una reputación antes de lanzarse al mundo. Y si esos lugares apoyan a las artes, como sucedió en estos dos casos, es hasta más simple y mucho mejor para todos.

SPE: Para finalizar, si tuvieses que elegir solamente un artista, un disco y una canción para llevarte a un planeta desierto ¿Cuáles serían?

BB: Un disco probablemente sería Geogaddi (2002) de Boards Of Canada, un dueto escocés de música electrónica. También me gusta mucho Tomorrow’s Harvest (2013) que fue el último que sacaron a la venta y que a nadie le pareció tan bueno como a mí. En cuanto al artista, no lo dudo por un segundo siquiera y elijo a David Bowie, me encanta su música y también sus historias extrañas acerca de esos años en Berlín. Y la canción la tengo en la punta de la lengua, la escuché en una película y seguramente sea mi preferida de todos los tiempos. Dejame que la busque en el teléfono, es de Santo & Johnny y tiene muchas guitarras hawaianas a pesar de que eran de Brooklyn en los ’50 y ’60. Se llama “Sleep Walk”, es verdaderamente un gran tema que ninguno de nosotros conoce el nombre. Cuando mi hija está enloquecida antes de dormir, le pongo esto y cae en la cama al instante por completo relajada.

Locutor Nacional. (Casi) Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Hooligan de Oasis y The Strokes. Amante de la buena música por encima de todo.