SUENA EN SPE: NO REHAB BAND Y ROBIN BERNAJEE

«Amy Winehouse Experience» es un show en el que confluyen la No Rehab Band, conformada por músicos locales que vienen trazando su camino en el circuito under de jazz de la ciudad, y Robin Banerjee, guitarrista que tocó junto a Amy Winehouse. SPE participó del showcase exclusivo que se realizó en el Jazz Voyeur, dos semanas antes de la presentación de la banda en Groove el 11 de mayo.

Miércoles: son las seis y media de la tarde y el sol se pone lejos del río. Un cartel señala la entrada del Jazz Voyeur, en la puerta del Meliá Recoleta Plaza: hoy es el turno de la Amy Winehouse Experience. Atravesando la recepción del lujoso hotel y un piso por debajo el nivel del mar, un recinto con paredes de ladrillo visto evoca los sótanos jazzeros de la escena de Nueva York. El escenario está preparado para recibir a los ocho músicos que conforman la No Rehab Band: el ritual está por comenzar.

Las sillas están casi todas ocupadas, se sirven copas de vino o champagne, el grupo selecto que verá el trailer del show que la banda prepara para el 11 de mayo en Groove, en el barrio de Palermo, se ve sumido en un murmullo constante que deja palpar la expectativa.

La formación completa ocupa el escenario y la audiencia los recibe, cálida. Resuenan en María Barceló (voz) los accesorios y detalles que remiten automáticamente a la diva inglesa: pelo batido y semi recogido, delineado grueso, vestido y pañuelo en la cabeza. A su lado, el guitarrista Robin Bernarjee saluda con una inclinación de la cabeza a todos los presentes.

La corta lista de canciones está compuesta exclusivamente por hits: ‘Valerie’ es la canción encargada de abrir la velada, siguieron ‘Back to Black’, ‘Love is a Losing Game’, ‘Rehab’ y ‘I’m no good’. Robin se hace el espacio para saludar, algún comentario relativo al clima gris de los últimos días y la sensación de no haber salido de Londres, un agradecimiento para los oídos atentos que le devuelven la mirada. El público acompaña el show con palmas y movimientos de cabeza, espeja las sonrisas que se ven en las caras de los músicos que reproducen la mística de libertad característica de los shows de la artista londinense. Hay espacios para disfrutar solos de Robin, un solo de trompeta, dulces jeites de jazz y soul que miman a los fans del género. Los arreglos de vientos a veces acompañan las guitarras, a veces juegan en su propio espacio. La voz de María coquetea con la imitación en algunos versos, dejando lugar también a su propia impronta.

DSC00138.JPG

Ahora, una vez terminado el show, sentada cara a cara con Robin y María, busqué material de la banda en distintas plataformas pero no pude encontrar ninguna grabación. ¿Hay planes de entrar al estudio en algún momento, o es una decisión mantener sólo la performance en vivo?

MARÍA: Tenemos unos videos en YouTube, sesiones en vivo en El Santito, pero no tenemos nada grabado, así en Spotify. La verdad, es algo que tenemos en mente, tenemos muchas ganas de armar alguna lista especial de la Amy Experience con Robin. Además, Robin compone y estamos hablando acerca de armar algo con sus temas, ponerles letra…

ROBIN: Estamos organizando más shows, es más una experiencia para vivir en vivo. Hay planes para la grabación de un dvd en algún momento, con imágenes de los mejores shows... Creo que haremos eso.

SPE: ¿Cómo se manejan en la línea entre «reversión» y «banda tributo»?

M: Para mí, ser o representar a Amy… en cuanto arrancamos a armar el tributo siempre fue una pregunta que me hice: ¿tengo que imitarla, tengo que ser igual? Y la verdad es que es imposible. Entonces, traté… trato de rescatar su frescura, su sinceridad, y cuando estoy cantando sus canciones intento ser lo más genuina posible, en el sentido de estar conectada cantando lo que ella quería representar. Por más de que tengo el look y todo, la música que ella cantaba a mí me encanta desde que soy chica, y cantar sus canciones para mí fue algo totalmente diferente, poder estar incorporándola me enseñó muchísimo, también. Fue y es una gran artista que a las mujeres nos abrió un montón de puertas. Yo trato de ser lo más genuina posible dentro de lo que es una «imitación», entre comillas, porque trato de no hacer eso, que no sea plástico, artificial.


 

“Queremos tocar en el espíritu de Amy”


 

SPE: Una impresión que me llevo del show es que pudieron transmitir esa felicidad de estar tocando sus canciones, cuando los músicos están disfrutando de lo que hacen puede sentirse en la música, en el ambiente, en la audiencia también.

R: Muchas gracias, la verdad nos encanta la devolución. Eso es lo que intentamos lograr: recrear la música de Amy, no exactamente igual. Adornarla un poco con nuestro propio estilo, pero respetando su memoria y el fundamento de su música. Queremos tocar en el espíritu de Amy.

SPE: Sobre la grabación del disco Back to Black (2006), ¿cómo fue la experiencia de grabar en diferentes estudios? Londres, Miami, Nueva York… ¿Cómo lograron un sonido homogéneo y por qué fue una decisión viajar así para grabarlo?

R: Yo participé de la grabación del Deluxe Album, en el que está la versión reggae de ‘Monkey Man’, la versión acústica de ‘Valerie’ y de ‘Cupid’. Estos fueron grabados en las sesiones en Londres, en las que yo estuve. Fue increíble. Amy entró y grabó en una sola toma. Nosotros practicamos por horas, y como no conocía bien a Amy aún, no sabía qué esperar. Ella llegó y cantó, y lo que escuchan en el disco es una sola toma. Primera toma. Cupid, primera toma. Valerie es en vivo, así que una sola toma también.

SPE: En mi experiencia, durante todo proceso de grabación se van generando rituales, tradiciones particulares de cada disco, como el take out donde se compra la comida entre sesiones, o el local de café cercano al estudio. Y después de terminado el disco, cuando volvemos a frecuentar estos lugares, recordamos con nostalgia algunos de estos momentos. ¿Qué lugares así podés recordar de la grabación con Amy?

B: Uy, es una buena pregunta. Solíamos ensayar y grabar en el mismo espacio, Sensible Music, es como un complejo grande con algunas salas para ensayar y otras para grabar. Íbamos todos los días, ensayábamos para el tour, y entonces un día Amy dice "¿Por qué no grabamos Monkey Man? En vivo. Hagámoslo acá". Simplemente dijo "hagámoslo". Así que eso fue lo que hicimos, fue como un mes, en 2006. Cada vez que paso con mi auto por ahí me invade una sensación de "wow, acá es donde sucedió todo". Claro, son muchas emociones. Y ahora ella no está más, así que es como un profundo sentimiento de festejo haber compartido todo eso, una linda nostalgia.

SPE: ¿Cómo trabajan con los arreglos de las canciones? Digo, la No Rehab Band viene tocando en el circuito de jazz de Buenos Aires desde hace varios años, antes de que sus caminos se cruzaran.

B: Bueno, yo adopté una especie de rol de director musical en la banda.

SPE: ¡Sabés los arreglos originales de primera mano!

B: Sí, así es. Yo realmente vine a inspirarlos, a todos nosotros, a tocar mejor, y creo que eso es lo que está pasando ahora. Sólo ajustar un poquito algunas tuercas, eso era todo lo que la banda necesitaba. Ya demostraron que son músicos asombrosos.

SPE: ¿Cuáles son los futuros shows?

M: Nos vamos al interior. El 11 estamos en Groove y el 12 nos vamos a Rosario, luego tenemos el 19 en Tucumán y después hay unas fechas más ahí por Corrientes, Chaco… Todo en este mes, hasta el 22 de mayo.

SPE: ¿Y después cómo sigue todo para la No Rehab band?

M: Aaaaaaay... y después todos a llorar, "¡No, Robin, come back!" (Risas) Ya hablamos con Robin sobre hacer, tal vez este año, tal vez el que viene, una gira más grande… Brasil, Chile.

B: Así es, un South American Tour.

SPE: Cuando estás en otros países, Robin, ¿tocás con otras bandas tributo a Amy?

R: Hice algunos shows en el pasado, en España, en Italia… pero todo eso fue hace algunos años. Ahora estoy enfocado en mi trabajo con la No Rehab Band.

SPE: ¡Los encontraste!

B: Encontré mi familia. Es todo muy emocionante, todo pareciera ir dándose paso a paso. Ahora estoy acá en Argentina y se pueden planear tantas cosas una vez que estás acá. El abanico de opciones se abre.

M: Desde que Robin vino al show que hicimos en Notorious, donde nos conocimos, fue como… amor a primera vista, flechazo. Algo pasó entre nosotros, entre la banda y vos (mira a Brian). Todos sentimos que era una persona «real». Conectamos. Su energía es tan amable, tan amorosa. Siempre trae compasión y paciencia cuando las cosas no están funcionando, cuando organizamos. Realmente sentimos, desde ese momento, que Robin es parte de nuestra familia.