¿DÓNDE ESTÁS AHORA? HACE FRÍO AFUERA

Si el jueves tuviste una noche óptima es porque estuviste en la Confitería presenciando la primera fecha de la segunda edición del Ciclo Motor Pop. Ni bien salías del frío y te adentrabas en el salón enorme, te recibían muchas mesitas llenas de luces y fanzines de todos los colores. Había velas, flores, stickers y glitter: la combinación perfecta para crear la chica superpoderosa millenial.

La cálida noche de este ciclo la abrieron los chicos de El Príncipe Idiota en formato duo con Mariano di Cesare (cantante de Mi Amigo Invencible) y Fradi. Sí nunca los escucharon, tengo muy buenas noticias para ustedes: es lo más sanador que les va a pasar. Tápense ya con su frazada favorita y tírense abrazadxs a quien puedan escuchando el último álbum Diccionario Básico Ilustrado (2015). O hagan lo que hizo la mayoría el jueves y tomen una birra con sus personas favoritas dejando que la voz de Mariano los acune hasta que los convenza de que todo va a estar bien.

El largo rato en que su música se desplegó por La Confitería todo se vio invadido de una atmósfera preciosa. Abrieron la fecha con ‘Auto’ y la gente, que todavía no se había sacado el invierno de encima, ya empezaba a mecerse. Le siguió 'Héroes de la Madrugada' y, entre el público que ya se estaba sintiendo como en casa, hubo hasta quienes se animaron a sentarse alrededor del escenario para moverse desde su lugar. Era hermoso ver como a todos la energía les iba evolucionando. Los abrigos iban desapareciendo, las bufandas volaban y cada vez más gente bailaba. Desde el escenario a ellos se los vivía igual, también meneaban y se sonreían. Era casi irresistible no estar pasándola así a su alrededor. Hasta Mariano se sintió super cómodo e hizo algunos chistes (¡sí, sos gracioso Marian!). La calidez desde arriba y abajo del escenario era única. Como yapa, tocaron un tema de Maxi Prietto 'Ay, Corazón', donde terminaron por derretir el poco frío que nos quedaba. Si estabas ahí con alguna cita, ese fue claramente el momento ideal para empezar con los chapes.

En los últimos minutos del show dejaron de regalo un tema nuevo 'El trabajo' y cerraron con 'Amazonas'. Tema que en un momento dice: “¿dónde estás ahora? hace frío afuera”, no sé si le leyeron la mente al público, pero quienes no fueron en pareja se habrán sentido muy identificados. Igual, entre tanto disfrute no había manera de sentir soledad. A tono de lo que fue su show, se fueron abrazados por los aplausos de todas las personas que ahí estaban.

La siguiente banda que nos hizo mover cada vez con más ganas fueron los chicos de Vera y las Bóvedas. Vinieron desde la ciudad de San Miguel de Tucumán con su álbum debut a lograr con sus temas que el ambiente se ponga cada vez más dulzón. Si antes la gente se refregaba, ahora ya empezaban los besos por todos lados. Arriba del escenario entre ellos se miraban cómplices sabiendo todo lo que estaban logrando que suceda.

Tienen la mística perfecta de lo tierno sin ser meloso. Todo aquel que le quedaba algún abrigo puesto terminó por sacárselo para bailar durante su show. La gente los despidió con muchos aplausos y sin parar de moverse.

La segunda edición del Ciclo Motor Pop la cerró Los Besos. Ya eran las doce de la noche, a todos nos había alcanzado el calor y el cariño que se vivía dentro de La Confitería. Los que habían empezado tímidamente a bailar, ya se movían sin vergüenza entre la gente. Aparecieron ellos en el escenario vestidos en composé con los brillos que habitaban todo el evento. La voz de Paula Trama nos acarició con todo su cariño hasta el último tema. Los vientos de Victor Rallis se escuchaban en cada ambiente y era casi necesario no estar quietos. Arriba del escenario Ariel Chisleanchi, en la batería; Sebastián Rey, en el bajo; y Fede Fragalá, en los teclados; se movían y cantaban como el público lo hacía. Los aplausos eran cada vez más eufóricos. Presentaron tema nuevo, parecía que la noche se prestaba para dar, dar y dar. Los aplausos del final del evento nos encontraron con poco abrigo y muchas ganas de seguir bailando. Las personas se despidieron con ansias de la próxima fecha de este ciclo para rodearse, nuevamente, de gente así de bella.