SUENA EN SPE: VERNE, UN FUTURO PROMETEDOR

Nos sentamos con Manu Caiza y Tian Firpo, únicos miembros de Verne, para charlar sobre música, ciencia ficción y la habilidad natural que todo el mundo tiene para expresarse. El dúo, oriundos de la capital porteña, nos adelantó algunos elementos de su nuevo disco, Velocidad Crucero.

SPE: Ustedes se definen a sí mismos como un fanático de la literatura de ciencia ficción y un pintor melómano. ¿Cómo influyen otras artes ajenas a la música en lo que hacen?

MANUEL: Influyen un montón. Tanto la literatura como el cine de ciencia ficción tienen una gran influencia en la temática y estética que intentamos darle a nuestra música. Esa cosa cyberpunk de válvula rota. Lo que sucede hoy en día es que el arte no es ajeno a la tecnología; eso intentamos que se escuche en nuestros discos. No solo lo digital, sino también algo más analógico, el ruido, la distorsión.

TIAN: También la influencia puede darse de una manera menos directa. Hace poco, Manu me recomendó un libro de Thomas Pynchon llamado ‘Inherent Vice’; lo empecé a leer e inmediatamente me puse a ver la película que lo adapta, de Paul Thomas Anderson. La música de la película está compuesta por Johnny Greenwood; Radiohead —donde Greenwood es guitarrista— es una banda que está muy presente en nosotros. Y es muy loco, porque la música de esa película nos termina inspirando para componer algo nuevo.

 

“Todos sabemos dibujar o hacer música. Solo hay que ir encontrando el camino”

 

SPE: De alguna manera, hay como una confluencia de todas las artes en algo más grande.

T: Sí, además si te pones a pensar, todos tenemos una habilidad innata para lo artístico. Yo antes hacía como un “experimento” de juntar gente que decía que no sabía dibujar, y darles materiales o ideas para que dibujasen lo que sea, para que expresen algo. Todos sabemos dibujar o hacer música. Solo hay que ir encontrando el camino.

SPE: ¿Como una habilidad natural en todo el mundo que hace falta explorar más?

M: Sí, y además hay que empezar a perderle el miedo a lo lúdico. Una vez que perdés los temores, las cosas van quedando plasmadas y es algo que perdura para siempre en la música. Quizás de acá a 10 años no te identifique más, pero es algo que fue real y es parte de uno. De alguna manera somos instrumentos; y lo digo sin una solemnidad pedante, no es que hay un dios que habla a través de nosotros o algo por el estilo. Lo importante es estar abierto.

T: Es eso y reflejar el momento que estás viviendo. Caer y Levantar (2015) no es un disco que sería posible ahora porque esos éramos nosotros hace tres años…Y porque ya nos levantamos (risas).

M: Caer y Levantar habla de los ciclos, de pasarla mal, tocar fondo y que no te quede más que subir. En cambio Velocidad Crucero, nuestro próximo disco, habla de otra cosa: de un equilibrio, de estar moviéndose a gran velocidad pero mientras uno se mantiene estable.

SPE: ¿Y cómo fue el proceso de composición de este nuevo material?

T: Los dos discos se grabaron igual, con la diferencia de los tiempos que nos tomamos en cada uno. En nuestro primer trabajo quizás nos dimos el lujo de tener más tiempo, y capaz de traer cosas que venían gestándose en nosotros desde hace mucho tiempo. Pero en este segundo disco tuvimos otro tipo de demanda temporal, y capaz estuvimos ejerciendo otra dinámica de trabajo.

M: Como se suele decir: “El primer disco es la historia de tu vida, y el segundo es la historia entre el primero y ese”.

 

“No podés despertarte de la matrix sin estar en ella en un primer lugar”

 

SPE: Además, la ciencia ficción está muy presente en la cultura pop actual, de la mano del regreso de ‘Star Wars’, el auge de los superhéroes, series como ‘Black Mirror’ o ‘Rick & Morty’, etc…

M: Totalmente. Pero no nos gusta que quizás a veces se conciba la ciencia ficción como solamente navecitas y marcianos. Hay otro espectro que apenas se está empezando a explorar de manera popular. Una ciencia ficción más dura, que es lo que más nos cabe a nosotros. La idea de un vaticinio del futuro de la humanidad marcado por el descontrol tecnológico, algo profético.

SPE: ¿A ustedes les interesa hablar de eso? ¿Profetizar sobre la oscuridad de nuestro futuro como humanidad?

T: Totalmente. Es algo que nos gusta explorar. En el nuevo disco, las letras están cargadas de un sentimiento más cínico, un aura de tedio que envuelve todo eso. Nos movemos mucho sobre el hecho de cómo las tecnologías avanzan de manera extremadamente rápida, como se nos puso todo un mundo de posibilidades enfrente de un día para otro y de cómo no estamos terminando de entender cómo lidiar con todo eso.

M: Claramente no es una bajada de línea ni nada, hablamos desde un lugar consciente de que somos pertenecientes a todo eso. Formamos parte de ese mundo. No podés despertarte de la matrix sin estar en ella en un primer lugar.