NOW YOU FEEL SO ALIVE

En una noche que se preveía especial, los miles de espectadores fueron recibidos por Quicksand con una poderosa dosis de metal alternativo y post-hardcore que sirvió para quitarse el frío. En formato de trío —debido a recientes problemas con la ley de su guitarrista Tom Capone— la banda liderada por Sergio Vega, bajista también de Deftones, estuvo a la altura de las circunstancias con canciones estructuradas de una forma poco tradicional que tuvieron en sus fintas agresivas y adictivas su ingrediente más picante.

Sin un minuto de retraso, a las nueve y media las luces se apagaron y los celulares comenzaron a levantarse para registrar el ingreso del conjunto norteamericano. Con una puesta en escena austera, Chino Moreno, Stephen Carpenter, Abe Cunningham, Frank Delgado y Sergio Vega comenzaron su tour de force sonoro con ‘Headup’ y ‘Be Quiet And Drive (Far Away)’, en las que el hip hop y el hardcore tradicional impactaron como un misil teledirigido sobre la cabeza de todos los presentes.

Moreno exhibió una notable capacidad para alcanzar los agudos y graves con idéntica facilidad, además de construir una cercanía absoluta con sus fanáticos que respondieron con creces y entusiasmo a su constante invitación al caos. Aprovechando la adrenalina, dispararon una tras otra ‘My Own Summer (Shove It)’, ‘Around The Fur’ y ‘Swerve City’, encontrando un tono mucho más reflexivo y doloroso, aunque no exento de diversos y planificados estallidos. Un diálogo extendido con los propios demonios dentro de una atmósfera tan introvertida como agresiva que permitió a Delgado lucirse en las bandejas con un scratch muy sutil.

 Ph: @Ninjah.ba ** (2017) - All rights reserved.
Forbidden distribution, modification and / or use without previous permission.

La faena continuó con ‘Elite’, una demostración de liderazgo y sacrificio físico por parte del frontman que se divirtió mucho con el efecto robótico en el micrófono mientras sus compañeros dictaban una masterclass de cómo se debe distorsionar. La montaña rusa, tan veloz como peligrosa, ingresó en un tramo de desaceleración cuando sonaron ‘Digital Bath’ —con el líder luciéndose sobre el final con un emotivo momento a capella— y el rock más tradicional de ‘Knife Prty’ una pieza que, merced del virtuosismo de Cunningham, parece poseer un solo de batería escondido detrás de la línea principal.

Antes del inicio de ‘Rosemary’, un pequeño halo de luz quedó apuntando al pie del micrófono en total oscuridad, tal como si el Luna Park se hubiese convertido en una sala de cine. El punteo de Moreno sobre la base punzante de Vega hizo que el recinto literalmente temblase, ganando varios grados en violencia, pero logrando sostener un interesante nivel de calidez debido a la capacidad del cantante para marcar contundentemente los dos climas opuestos —fuego y hielo— que predominaron.

Brillando aun con Chino más estático por estar atado a la guitarra, ‘What Happened To You’ fue la fusión ideal entre lo digital y lo analógico (con cierta referencia a Radiohead), mientras que ‘Kimdracula’ y ‘Hole In The Earth’ volvieron a encontrar al frontman en el rol de predicador cercano a sus fieles. Mientras hacía unos chistes referidos a su botella de cerveza, el nacido en California hizo felices a todos anunciando que tras cerrar la gira en Buenos Aires comenzará la grabación de su nuevo disco. Preludio magistral para una sublime interpretación de la inolvidable ‘Change (In The House Of Flies)’, uniéndose banda y público en un solo alarido desgarrador que perforó el cielo.
 

 Ph: @Ninjah.ba ** (2017) - All rights reserved.
Forbidden distribution, modification and / or use without previous permission.

El golpe asesino de ‘Diamond Eyes’ tuvo un alma gemela en ‘You’ve Seen The Butcher’, una particularidad dentro de Deftones ya que une los mejores elementos del stoner y el hardcore, sazonando con un poco de doom metal. La primera despedida llegó tras ‘Rocket Skates’, quedando lugar para tres canciones más en una lista pensada como un recorrido por su larga y camaleónica historia en la que no hubo siquiera mención —posiblemente por el hecho de ser un único recital— a su más reciente trabajo Gore (2016).

Encadenando el nü metal despojado de ‘Minerva’, la brutalidad perfectamente regulada de ‘Nosebleed’ y esa victoria contra las sombras que siempre nos acechan que es ‘7 Words’, los integrantes de Deftones se retiraron triunfalmente mientras un Luna Park satisfecho los ovacionaba de pie. Es evidente que luego de transitar un largo camino repleto de tragedias y caídas, los oriundos de Sacramento pudieron sobreponerse al punto de estar sonando en vivo mejor que nunca. Con nuevo material de estudio en el horizonte, seguramente continúen con la exploración musical que siempre los caracterizó, abriendo nuevos caminos que les permitan seguir demostrando que 30 años son apenas el comienzo.

Todas las fotos por Ninjah

Locutor Nacional. (Casi) Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Hooligan de Oasis y The Strokes. Amante de la buena música por encima de todo.