ALLÁ VOY, CONTRA VIENTO Y MAREA

La fila para entrar al Teatro Sala Ópera de La Plata daba vuelta a la esquina, el público de Piti Fernández fue muy puntual e hizo del sábado pasado una noche fantástica.

La entrada en calor la comenzaron, como ellos se definen, “tres tipos tocando blues pulenta, soul bonaerense y rocanrol zabeca”: Las Armas Buenos Aires. El reloj marcó las 21:00hs en punto, la banda platense subió al escenario junto con Luís Álvarez y su armónica, y rompieron el hielo como solo ellos saben hacer. Tocaron temas de su último disco El Camino No Elegido (2018) y anunciaron su presentación oficial para el próximo 10 de agosto.

423.jpg

Se cerró el pesado telón y el público, en gran parte pastillero, comenzó a inquietarse. Los más ansiosos buscaban espacios vacíos entre la gente y se acercaban cada vez más a las primeras filas. Los celulares ya estaban en lo alto, con el flash prendido, listos para grabar la barba del Piti Fernández en alta definición.

Se abrieron las pesadas telas rojas, sonaron los primeros acordes de 'Conmigo Mismo' y comenzó la fiesta. El público aplaudía y coreaba el tema bandera de su primer álbum solista Conmigo Mismo publicado apenas en julio del 2017.

La noche tuvo momentos muy emotivos en los que a más de uno se le erizó la piel. El recuerdo del Flaco Spinetta y el gran Pappo estuvieron presentes en el escenario cuando sonaron fuerte 'Todas Las Hojas Son del Viento' y 'Sucio y Desprolijo'. Además de un clásico de Charly,interpretado también por León Gieco, 'El Fantasma de Canterville' que hizo saltar y emocionar a todos.

Se escucharon temas parte del disco como 'Los Sueños Responden', 'Natural' y 'Flores Blancas', pero al mismo tiempo el público gritaba (y esperaba) por Las Pastillas del Abuelo. “Ya fue, vamos con una de Las Pastillas entonces”, dijo Piti con una sonrisa e hizo un cambio de guitarra para tocar 'Esperándome'. Todo fue aún más apasionante cuando Joel Bairbeto, saxofonista de la banda, apareció en escena y dejó boquiabiertos a todos.

La fiesta iba terminando con 'El Ángel y El Hada', 'Le Tengo Miedo al Silencio', y 'Contame'. En el medio del público, una nena de unos ocho años sentada en los hombros de su papá que con una mano sacudía una remera de Las Pastillas sobre su cabeza y con la otra saludaba a Piti mientras cantaba la letra de pe a pa.

Luego de anunciar su show en la Trastienda el próximo 14 de septiembre, le piden otra canción y las púas que quedaron en el pie del micrófono. Del público vuelan cosas, entre ellas un pañuelo verde. Él sonríe, le da un beso, se lo devuelve a la chica que se lo tiró y dice: “Ha sido un placer La Plata, nos vemos la próxima ¡Gracias!”.

Todas las fotos por RGB Fotografía