NO HAY DESPERTADOR QUE LOS PUEDA BAJAR

El sábado 14 de julio, la vereda de la calle 58 se colmó de remeras y pines con los rostros del cuarteto oriundo de Berazategui. Entre mochilas, botellas de cerveza y cigarrillos, los seguidores de De La Gran Piñata esperaban ansiosos la apertura de las puertas del teatro.

La cita era a las 20:00hs y, aunque previamente el grupo comunicó que ellos no subirían al escenario hasta las 22:00hs y que no habría soporte, los más ansiosos llegaron al teatro puntual, con esperanzas de que todo se adelantara. Pero tal y como había sido pactado, dos largas horas de silencio en el escenario en la sala del Teatro Sala Ópera fueron el preludio a que se llenara de zapatillas Converse, jeans gastados y buzos con las siglas de la banda (DLGP). Las luces se apagaron y la audiencia piñatera gritó por Darío, Lucas, Nicolás y Alejandro.
 

CactaPh.SPE.DLGP-6.jpg

El escenario se iluminó y 'Blanco Fácil', tema de su último álbum El Equilibrio Entre Los Opuestos (2015), fue el elegido para dar inicio a lo que sería una noche llena de emociones y mucho rock. Fue ya en la primera canción, en el primer estribillo, cuando se armó el gran ritual: el pogo.

La simpleza de un círculo gigantesco que se forma en el medio del y por el público, apartándose los unos a los otros y haciendo espacio con sus brazos abiertos mientras toman carrera. Tan simple y tan significativo a la vez. El estribillo suena y el pogo explota.

Le siguieron canciones de Viaje Al Centro De Uno Mismo (2012) como 'Puta', 'Polvo y Arañazos' y 'Canción De Cuna'. El show apenas comenzaba y había chicas que ya estaban en corpiño subidas a los hombros, mirando al cielo y cantando fuerte mientras sacudían sus remeras al ritmo de la música. En los rostros se notaba lo que la letra les provocaba, sus sonrisas y gritos desaforados inundaban sus gestos.

Estamos viendo los detalles finales del disco. En unas semanas ya lo van a tener. Estamos muy contentos, nos representa muchísimo”, dijo Darío “Pantera” Giuliano, la voz principal de la banda. Sonó entonces 'Instante', uno de los tres temas que forman parte de Canciones Para Los Impacientes Vol II, un EP que hace referencia al 2014 cuando ya habían lanzado su primer adelanto anticipando lo que sería El Equilibrio Entre Los Opuestos.

CactaPh.SPE.DLGP-62.jpg

No faltaron 'A Veces Veneno' e 'Inmortal', las otras dos protagonistas de “las canciones para los manija”, según Darío. También se hizo presente su primer disco publicado ya hace ocho años, Miércoles (2010) con 'Crudo', 'Quizás Así' y 'Residuos'.

El momento más emotivo de la noche llegó con 'Norte', y la interpretación individual de Darío sin el resto del grupo. Los piñateros esta vez no hicieron pogo, hicieron algo mucho mejor. De a poco se fueron sentando uno a uno, como chinito y abrazados, disfrutando de cada palabra que salía de la boca del “Pantera”. Algunos dejaron caer un par de lágrimas, otros simplemente escuchaban en silencio mientras se mecían en el lugar.

Rápido pasaron esos minutos de tranquilidad que sirvieron para recargar energía, que el final llegó con los acordes de 'Tu Can'. El Teatro Sala Ópera se vino abajo. El recital había terminado, pero lo que no se termina aún es la gira del grupo que anunció que regresa a la Trastienda el próximo miércoles 25 de julio y que el 10 de agosto estará en Quilmes.

Todas las fotos por Cacta