LISANDRO ARISTIMUÑO: COMIÉNDOLE LA ESPALDA AL LUNA

Pablo Dacal fue el encargado de abrir la velada e ir recibiendo, cual sincero trovador con su guitarra, a los concurrentes del mítico ex-palacio de los deportes. Filas de asientos ocupaban la zona del campo a sabiendas de que el épico evento próximo a suceder iba a ser de dos horas y media. Para las 21:20 las luces de un colmado Luna Park comenzaron a apagarse y todo el lugar se abrió a una lluvia de aplausos para recibir a el señor de la noche: Lisandro Aristimuño.

En la oscuridad Lisandro se aparece, cuelga su guitarra eléctrica al hombro y con un riff en loop sostenido por varios minutos le da la bienvenida al resto de su banda de amigos, los Azules Turquesas. El cantautor de Viedma regala al público en el vivo los temas que supieron interpelarlos por internet, aunque renovados. Iniciando con un ‘Me hice cargo de tu luz’, amalgamado con éxito al sonido “estelar-espacial” de su último concepto artístico, Constelaciones (2016). Esa intención se repite minutos después, al armonizar ‘Plug del Sur’ con el sonido etéreo y minimalista parecido al de Sigur Rós. Sobre el escenario cuelga una esfera de boliche gigante que acompaña la increíble puesta lumínica, obra del maestro Patricio Tejedor. La simplicidad visual de los colores es más que suficiente para recorrer con disfrute a través de la discografía de Lisandro: Azules Turquesas (2004), Ese asunto de la ventana (2005), 39° (2007), Las Crónicas del Viento (2009), Mundo Anfibio (2012) y Constelaciones.  
 

Pedro Buggé - lisandro aristimuño-14.jpg

Luego de tocar ‘How Long’ y ‘Una flor’, Lisandro se queda solo en el escenario para comenzar con los invitados de la noche. “Son dos maestros de la música y de muchas cosas también; es un sueño para mí tocar hoy con ellos”, confiesa, y el Luna Park colma el aire en aplausos para recibir a Nito Vitale y Juan Carlos Baglietto. Los tres juntos regalan una inolvidable e increíble versión de ‘Tu nombre y el mío’. Al terminar aquél épico momento, Lisandro bromea: “¿Cómo seguir después de esto?”. Y, sin ningún problema, el resto del espectáculo está a la altura.

Después de incursionar con ‘El plástico de tu perfume’, Lisandro le recuerda a los presentes que la fecha del día es el 11 de agosto; cumpleaños de su ídolo, Gustavo Cerati. Segundos luego, se suma el “Zorrito” Vön Quintiero con el bajo, para hacerle honor al “ángel eléctrico” en su día y explotar el Luna Park con el rock de ‘En El Séptimo Día’. Momentos después, Lisandro queda sólo ante el público diciendo: “Él está en algún lado... espero que esté escuchando esto”; e interpreta un tema del disco Amor Amarillo (1993) de Cerati, ‘Avenida Alcorta’, mezclado con ‘Para Vestirte Hoy’.

Pedro Buggé - lisandro aristimuño002.jpg

Ya en la mitad del espectáculo, se puede seguir disfrutando los distintos mundos y conceptos artísticos que propone el arte de Aristimuño. ‘Anochecer’ hace aplaudir al público a su ritmo, a la vez que un alegre Lisandro se pasea danzante por todo el escenario. El contexto social está muy difícil en estos tiempos, y Lisandro se hace cargo de recordarlo antes de seguir: “Las cosas están muy mal afuera, por eso disfrutemos todos de este pequeño momento de felicidad”, expresa. Y así se continúa disfrutando con canciones como ‘El Beso’ ‘Hijo del Sol’, ‘Anfibio’, ‘Good Morning Life’ y, también, todo lo que se vendrá después.

En una nueva pausa, Lisandro anticipa: “Ahora quiero invitar a una hermosa artista y también hermosa ella… bueno, todos los nuevos amiguitos de hoy son hermosos”. Así, la cantante Elena Roger aparece para interpretar, junto con Lisandro y guitarra eléctrica, la ternura de ‘Tres Estaciones’. Al igual que con Elena, el último invitado, el IKV Emma Horvilleur se presenta para interpretar la alegría de ‘Tu corazón’.

Pedro Buggé - lisandro aristimuño-15.jpg

El diálogo entre el público y Lisandro es continuo, cálido y la persona que viene por primera vez se da cuenta que la puesta en escena de este cantautor es transparente siempre. Más de uno y una confesará al salir del estadio que la “presencia que tiene Lisandro” es enorme, refiriéndose a la conexión entre él y su público, reflejada en la dinámica participativa entre ambos. Al grito de “¡Arriba el Luna Park!” se desata la fuerza de ‘Azúcar del Estero’, instantáneamente todo el Luna Park se motiva a pararse, cantar y bailar. El momento termina con el público y el músico hundiéndose en el coro de “no te dejes mas vencer, al alma hay que darle de comer”, que se repite como un eco que resuena cada vez más fuerte.

Este tema siempre se lo dediqué a las Abuelas de Plaza de Mayo… se llama ‘Green Lover’, y ya sabemos qué pasó con el aborto”. Al terminar la canción que interpreta junto a Gabo Ferro en el disco Mundo Anfibio (2012), el estadio se presta para las voces del público que corean: “Aaaborto legaaal, eeen el hospitaaal”.

Ya para finalizar, se suceden los sonidos románticos de ‘Voy con Vos’, ‘Es Todo Lo Que Tengo y Es Todo Lo Que Hay’, pasando por un momento íntimo entre Lisandro-Público con ‘Vos’ y, como moño de cierre, la energía del mundo anfibio con ‘Pozo’ y ‘Elefantes’. La lluvia de aplausos de los presentes despiden con gritos de amor a Lisandro, a los Azules Turquesas y al Luna Park en una noche donde los vientos azules del sur nuevamente suenan en los cielos de la ciudad de la furia.