LOUTA TE MORFÓ

El pasado sábado 4 de agosto, Louta se presentó con un show frenético en el Teatro Sala Ópera, ubicado en la ciudad de La Plata, que resultó ser algo fugaz pero impresionante. SPE estuvo ahí para contártelo y, además, un encuentro post recital con Jaime James —el hombre detrás del nombre—, nos reveló data clave que se codea con el arribo de su próximo disco.

Pasadas las 20:45 horas de aquél sábado a la noche, el Teatro Sala Ópera ubicado sobre la calle 58 entre 9 y 10 se encontraba repleto de una multitud de personas que, de manera eufórica y anhelante, ansiaba el comienzo de un espectáculo prometedor que los devoraría. Así lo anticipaba una de las cuatro carteleras del teatro a lo largo de sus paredes laterales. En el anuncio se leía: “Louta te morfa”. No resultó ser un dato menor.

Es que Jaime logra transformarse en una suerte de camaleón que cambia rápidamente el color de su piel para adaptarse al lugar donde se encuentra. Este sujeto tornadizo e inquieto que parece tener múltiples personalidades no se mantiene atado a nada, sino que, por lo contrario, arriesga todo para hacer hasta lo imposible dentro de sus performances artísticas. Es un frontman que cautiva con cada una de sus canciones, sus letras, sus movimientos teatrales, la puesta en escena y cada componente que converge en el resultado final de este fenómeno tan hambriento denominado Louta.

433.jpg

Cuando el reloj estuvo a punto de marcar las 21:30 horas, la música que estaba de fondo y que intentaba apaciguar a una muchedumbre impaciente dejó de sonar. De manera automática comenzaron a aparecer los primeros gritos y aplausos, entonces el murmullo invadió por completo la sala y rápidamente la gente comenzó a aglomerarse de manera efervescente, enardeciendo el ambiente.

De pronto, un apagón total dejó el teatro a oscuras, acompañado de los primeros sonidos que le daban comienzo al show y a la exclamación de un público jadeante.
Las luces destellaron sobre el escenario, encandilando a varias de las miradas que focalizaban para comprender lo que sucedía. El escenario quedó completamente iluminado, revelando un montaje que simulaba ser el living de alguna casa. Aquella escenografía contaba con cierto confort elegante, compuesta por un sillón de cuero marrón ubicado junto a un cuadro, plantas de interior en macetas, un velador, un mapamundi y una mesa de luz donde se encontraba apoyado.

A continuación, apareció en el escenario el performer encarnado en Louta, posando detenidamente frente al público asistente, con una actitud seria y triunfante. Junto a él se encontraban dos bailarines más que participaron durante el show dentro de la coreografía. Vestido de manera original y prolija, su caracterizada apariencia y estilismo se asemeja al de un europeo en la década de los ’50: con su chomba anaranjada cerrada hasta el cuello, pantalón pinzado, zapatos negros y un peinado engominado.

434.jpg

Por el set de canciones que interpretó en el Ópera pasaron todas las que componen su álbum homónimo, que cuenta con hits tales como ̒ Sigo Sin Entenderte’, ̒ Alto Uach’ y ̒ Cuadradito De Prensado’; canciones un poco deformes y desestructuradas, de alto impacto, que explotaron en vivo y provocaron interacción con el público.

En este sentido, el show es difícil de definir porque tiene un poco de todo. Pasó de la histeria a la calma. Hubo saltos, corridas, y hasta plumas y papeles volando por los aires. Luego de bailar entre toda esa escenografía montada que, a primera vista, generaba la impresión de una obra teatral más que a un concierto musical, el artista realizó su tradicional baile dentro de una burbuja plástica y desató el delirio de la gente en uno de los momentos más culmine y extravagante de su performance, haciendo de Louta algo explosivo con una búsqueda más sensorial y diferente que conquistó al público presente.

Jaime logró llevar su espectáculo a otro nivel. Con una originalidad única partió de sus canciones y jugó con lo escénico en todos sus aspectos. Indudablemente así fue, ya que el público platense no pudo escapar de la sugestión provocada por el imponente show que, además de ser frenético y formidable, estuvo cargado de teatralidad, historias, coreografías, monólogos y ritmos musicales que pasaron por la electrónica, el hip hop y hasta la cumbia.
 

443.jpg

Para SPE, el espectáculo no terminó ahí: no solo conocimos lo que Louta es capaz de hacer y generar arriba de un escenario, sino que también tuvimos la oportunidad de conversar con el artífice a la salida del teatro.

Ya eran las 23:30 horas y todavía nos encontrábamos en la entrada del Sala Ópera, bajo el frío de aquella noche, esperando junto a pequeños grupos de personas. En total éramos doce. La concurrencia vehemente anhelaba la llegada del artista para saludarlo y, en algunos casos, sacarse fotos. Nosotros queríamos hacerle algunas preguntas breves para no atormentarlo.

Finalmente Jaime James salió con una actitud más tranquila y relajada, diferente a la que presentó arriba del escenario. Parecía como si Louta fuese algo ajeno, hasta le sorprendió el hecho de que lo estuviéramos esperando allí afuera. De todas maneras, se mostró agradecido y entusiasmado. Luego de algunas fotos y conversaciones con aquellas personas que lo habían esperado, llegó nuestra oportunidad para entrevistarlo. Así fue que mantuvimos distendidamente una pequeña conversación acerca de su performance, y dónde aprovechamos para preguntarle por su próximo y tan esperado segundo disco. Si bien no quiso adelantarnos mucho, ya que le gusta ser sorpresivo, nos tiró data esencial para que le pongamos fecha de lanzamiento, el cual se encuentra en proceso de grabación y saldrá el 21 de septiembre. Además, nos contó que para “sacar la manija” el 30 de agosto sale un single a modo de adelanto para mostrar un poco de lo que se viene.
 

Todas las fotos por RGB Fotografía Artística