TURN ON THE BRIGHT LIGHTS: VALE LA PENA NO OLVIDAR

 
Foto por    Sam

Foto por Sam

 

En 1998, las calles de Nueva York dieron vida a Interpol, un destacado grupo musical de la escena independiente. Con un sonido revival del post punk, el cuarteto americano se posicionó desde un principio como una de las bandas más llamativas de la escena indie. Sin dudas su disco debut, Turn On The Bright Lights (2002), fue crucial para que la banda liderada por Paul Banks ascendiera a la fama.

Con una atmósfera oscura y melancólica, el álbum fusiona el sonido de grupos post punk como Joy Division y Bauhaus con la impronta indie perteneciente a The Strokes. Sintetizando los distintos matices del rock alternativo con un hilo conductor propio, la agrupación neoyorquina dejó su carta de presentación al mundo, el cual los recibió con los brazos abiertos.

El mérito de la banda no pasa solo por el saber congeniar sonidos viejos y modernos, sino por cumplir a la hora de componer grandes hits.

El tracklist comienza con ‘Untitled’, donde se generan sensaciones oníricas y psicodélicas, con un clima sombrío que luego recorreremos a lo largo  de los cincuenta minutos de duración del disco. Luego con ‘Obstacle 1’ comenzamos a oír, en las guitarras de Banks y Daniel Kessler, las primeras reminiscencias a un sonido ochentero, que persistirá durante todo el LP.

Con la reluciente habilidad instrumental que los músicos despliegan en ‘PDA’ y ‘Say Hello To The Angels’, Interpol deja en claro que no solo son un grupo que viene traer un sonido vintage de vuelta al mainstream, sino que pueden darle una impronta personal e innovadora al mismo. El mérito de la banda no pasa solo por el saber congeniar sonidos viejos y modernos, sino por cumplir a la hora de componer grandes hits.

Llegando al final, con ‘Stella Was A Diver And She Was Always Down’ y ‘Roland’, tenemos el último rastro de ese sonido upbeat que fue apareciendo durante toda la obra de manera intermitente. Los ritmos punk elevados de la batería de Sam Fogarino terminan de estallar en estos últimos dos tracks, los cuales serían el fin del apartado más «furioso» del álbum.

‘The New’ y ‘Leif Erikson’ cierran el disco con una fuerza melancólica conmovedora, dejando entrever un final abierto a su ópera prima, la cual sería el inicio de una carrera musical llena de trabajos que nunca decepcionaron a sus seguidores. Pero así como Interpol supo rescatar el sonido alternativo del post punk, hoy en día vale la pena mirar para atrás y entender porque Turn On The Bright Lights encendió las brillantes luces de la carrera de esta banda.

*
Interpol se estará presentando el 29 de Marzo en el Lollapalooza Argentina, y cliqueando acá podés adquirir tus entradas. Además el 28 de Marzo realizarán un sideshow en el Teatro Vorterix, podes comprar tus entradas acá.