GRETA VAN FLEET: LA NOVEDAD MÁS ANTIGUA DE LA ACTUALIDAD

La respuesta natural frente a la consolidación de un sonido o estilo musical es la aparición de otro que lo discute, lo enfrenta y lo contradice. El argumento siempre es la renovación, pero la ejecución es distinta en cada ocasión. Aunque la idea apunte al futuro, la forma de llevarla a cabo no necesariamente tiene que ver con deshacerse del pasado.

Es la renovación en la era de la retromanía.

Hoy cuando la tendencia pareciera demandar «ser menos rockero»—o quizás, permanecer indiferente con respecto a esto—, la aparición de Greta Van Fleet reivindicando el rock de los ‘70 y siendo casi un eco de Led Zeppelin representa esa idea de oposición en busca de algo nuevo. A lo largo de la historia vimos el pasado revisitado, pero nunca de una forma tan directa como hoy. Es la renovación en la era de la retromanía.

La banda oriunda de Frankenmuth, Michigan, está compuesta por Josh, Jake y Sam Kiszka —voz, guitarra y bajo respectivamente— y David Wagner en batería. Hasta la fecha, cuentan con tres trabajos de estudio: los EP Black Smoke Rising (2016) y From The Fires (2017) y su único LP, Anthem Of The Peaceful Army (2018).

Su último trabajo muestra un ligero movimiento con respecto a los anteriores. Es una apuesta tímida por buscar un mayor eclecticismo, visible en la casi progresiva ‘Brave New World’ —cuya letra está basada en un guión para una película escrito por el vocalista, aunque también es un guiño casi obvio a la novela homónima de A. Huxley—, o en el uso del sintetizador Moog que abre ‘Age of Man’. Más allá de esto, la impronta rockera está bien marcada en todos los recovecos del disco. Líricamente, el álbum está un paso más allá que sus antecesores, mezclando en buena medida naturaleza, oscuridad e incluso personajes bíblicos.

Con la aparición de ‘Highway Tune’, publicada como single en el año 2017, mostraron que no había forma de quedar indiferentes ante el sonido de Greta Van Fleet. La sumatoria del riff arrollador que abre el track, los gritos y el timbre de voz de Josh Kiszka suscitó diferentes opiniones; pero casi todas caían en la comparación con Led Zeppelin. Por un lado, los que se alegraban de que alguien apostara al rock clásico. Enfrente, aquellos que opinaban que eran poco más que música para nostálgicos.

Ellos mismos dicen que su objetivo es llevar el rock hacia el futuro.

Los integrantes de Greta Van Fleet, si bien mencionaron al conjunto de Jimmy Page y Robert Plant como una gran influencia, retrucaron declarando que los tomaron como punto de partida así como los británicos hicieron lo propio con bluseros estadounidenses. Una versión ejemplificada del proverbio que reza “no importa si copiaste, lo importante es qué hiciste con ello”.

A pesar de la horda de detractores, el sonido de los jóvenes de Michigan cosechó buenas opiniones entre algunos músicos: Elton John expresó que eran “la mejor banda en décadas” y los instó a lucirse más, Billy Corgan los halagó y Slash declaró que eran el futuro del rock. Sin embargo, la opinión más esperada llegó hace unos meses de parte de Robert Plant. En una entrevista fue consultado acerca de Greta Van Fleet y respondió entre risas que «odiaba» al vocalista que tenían, de quien dijo: “tomó prestada la voz de alguien que yo conozco muy bien”. Considerando el estilo del cantante inglés y su particular sentido del humor, esto debe tomarse ni más ni menos que como un elogio. Además, declaró que la agrupación de los hermanos Kiszka “son Led Zeppelin I”, lo que implica que, a pesar del gran potencial y el mote de “salvadores del rock” que hoy día se les otorga, deberán trabajar en su estilo y evolucionar para no ser considerados una mera copia del legendario grupo británico.

Algunos creen que carecen de talento y creatividad, otros que están para revivir un estilo que se cree que lleva años muerto. Ellos mismos dicen que su objetivo es llevar el rock hacia el futuro. Renovarlo, no revivirlo.  

El domingo 31 de marzo estarán presentándose en la última de las tres jornadas de la sexta edición nacional del Lollapalooza, que tendrá lugar en el Hipódromo de San Isidro. Podés conseguir acá las entradas. Además, Greta Van Fleet es uno de los cuatro artistas —junto a Interpol, Years & Years y Troye Sivan— que ofrecerán un sideshow. La cita será el primero de abril en el Gran Rex, y podés comprar las entradas en este link.