ROBINHO CASSARES: EL DESAFÍO DE LA INDEPENDENCIA

Robinho Cassares - En baja 01[2].jpg

Patricio Zapata, mejor conocido como Robinho Cassares, encargado de la voz y la guitarra rítmica en Blizters, comenzó, el año pasado, el solitario camino del músico solista. Lejos de dejar su banda, encontró en Familia (2018) un pequeño recreo, un retorno a la canción y una visita a géneros que aún no había visitado en su carrera.

El disco, publicado por el sello independiente Chancho Records, es el punto de partida de un artista que está preparado para un largo recorrido. A la distancia, pero con claridad y consistencia, nos habló de su álbum, de la libertad de moverse solo y de la música actual.

“Ser versátil abre mucho más el espectro sonoro, hace que los paisajes musicales sean más abarcativos”.

SPE: El año pasado presentaste Familia, un álbum que nos muestra una faceta tuya distinta a la que conocimos con Blizters. Además, grabaste todo por tu cuenta. ¿Qué significó para vos componer y grabar este disco?

ROBINHO CASSARES: Desde el comienzo, este proyecto se me reveló como un gran desafío. Si bien al principio no lo entendí como tal, la necesidad de componer y escribir de manera totalmente distinta a como lo venía haciendo con Blizters se fue manifestando cada vez más. Para mí, haber podido componer y grabar íntegramente todo el disco es una satisfacción enorme. Todas las decisiones artísticas fueron tomadas de una forma súper liviana, desprejuiciada y totalmente libre.

SPE: Tu debut tiene canciones en las que te oímos rapear y, por el contrario, temas con poca letra enfocados en la melodía. En este proceso creativo, ¿qué música escuchaste? ¿Qué ideas te rondaban la cabeza?

RC: Tanto el rap como la canción son géneros que me emocionan y movilizan desde muy chico. Además, el hecho de ser versátil en una obra abre mucho más el espectro sonoro, hace que los paisajes musicales sean más abarcativos. Al momento de crear Familia, recuerdo haber estado escuchando a Kendrick Lamar, Arctic Monkeys, Perras On The Beach y Dante Spinetta, entre muchos más.

“Las pibas y los pibes se están animando a improvisar más, a despojarse de los rótulos, a dejar de lado la pose y la careta”.

SPE: Tus shows están en sintonía con el minimalismo de tu trabajo de estudio. ¿Es una experiencia difícil plantarse solo en el escenario?

RC: No, para nada. Al contrario. Puedo tomarme el tiempo que quiera en armar un loop, o hablar encima, o tocar un tema tras otro sin parar. Tengo control absoluto del show. Es verdad que necesito estar mucho más concentrado que con Blizters porque hago todo solo, pero también es súper satisfactorio el momento en que todos los loops están ensamblados y provocan el efecto banda.

SPE: Aunque Familia no cumplió todavía un año ¿Tenés planeado seguir grabando discos solistas?

RC: Por supuesto, de hecho ya tengo temas nuevos para el segundo disco. Lo que por ahí no sé todavía es el rumbo que va a tomar la obra. No sé si va a ser más acústico o eléctrico, o una mezcla de ambos, como para seguir el rastro de Familia.

SPE: Llevás varios años haciendo música. ¿Cómo ves hoy la escena de Santa Fe? Y en general, ¿qué bandas nacionales destacarías?

RC: Tanto en Rosario como en Santa Fe hay muy buenas bandas. Se ha refrescado mucho el horizonte compositivo. Es decir, los géneros ya establecidos como el rock and roll o la cumbia siguen estando, pero ahora las pibas y los pibes también se están animando a improvisar más, a despojarse un poco de los rótulos, a dejar de lado la pose y la careta. A nivel nacional, me gustan mucho Las Luces Primeras, Los Espíritus, Perras On The Beach, C.R.O, Bardero$, The Reverend Sons Of, Usted Señalemelo, Caliope, Maxi Prietto y Francisca y les Exploradores.

SPE: El 19 de enero vas a abrir el año tocando en Salto, específicamente en Gropius. ¿Cómo viene este 2019 en cuanto a presentaciones en vivo? ¿Vas a ofrecer más fechas?

RC: Claro que sí, en febrero voy a tocar en Rosario y a partir de marzo comenzaré a viajar hacia ciudades ya visitadas y otras por visitar. Sumado a esto, voy empezar a producir mi segundo disco de estudio.