FRANSIA: “QUEREMOS CAMBIAR EL MUNDO”

Francisca Moreno Quintana e Ignacio Albini forman Fransia, un dúo de pop cósmico. En 2018 debutaron con un álbum homónimo que invita al baile, a soñar y que en su propuesta mezcla la danza, la performance y hasta el contacto con otros planos espirituales. Con ese contexto y tras la salida del disco, nos dejan entrar en su cabeza y nos cuentan de qué se trata todo el proyecto.

SPE: ¿Cómo empezó Fransia?

IGNACIO ALBINI: Surge a finales del 2016. nos juntamos con Fran y nos dimos cuenta de que había un proyecto. Tomamos un tiempo para armar todo y salir a tocar. En vivo también somos solo un duo e intentamos mezclar la performance y la música, y de llevar todo a otro nivel.

SPE: ¿De dónde sale el resto de la propuesta que se suma en vivo?

FRANCISCA MORENO: Yo empecé a estudiar baile desde chica. Siempre hice música pero lo primero fue la danza. Como le damos prioridad a transmitir algo intenso en los shows, queremos hacer énfasis en que somos un dúo. El formato banda ya pasó de moda. Ir a ver a cinco o cuatro tipos detrás de un instrumento ya no me llama. Para trascender tenés que ir más allá: lo primero es la música pero nos parece importante transmitir con lo estético, la presencia, el cuerpo, lo coreográfico.

SPE: ¿Están detrás de todo lo demás o tienen un equipo?

“Quisimos que el disco sea visual también”

FM: Estamos cien por cien involucrados. Trabajamos con amigos que nos acompañan pero tenemos la suerte de que esa gente tenga ganas de colaborar. Armamos un equipo chico pero las decisiones estéticas, desde los contenidos hasta la puesta en vivo, son nuestras. La pequeña familia detrás nos ayuda pero nadie nos asesora ni nos dice qué hacer. Fue muy natural todo. Se iba acercando gente que decía que le gustaba y que quería trabajar con nosotros. No estamos buscando fotógrafo o director de videos todo el tiempo. Es orgánico todo.

SPE: ¿Qué se incorpora a la música en un show de Fransia?

FM: Yo trabajo con la energía, personas, seres de otro plano. Cuando tocamos intentamos bajar información de esa índole a la gente. Es un intercambio que no todos reciben pero algunos si. Es muy fuerte ir a vernos, algunos se incomodan, otros se descolocan. Lo coreográfico y lo demás está, pero la idea no es llenar espacios porque sí. Queremos que cada vivo sea distinto al anterior. Pensamos en él como una película y nos ocupamos de los detalles chicos: contamos una historia.

SPE: ¿Qué representa este disco en su carrera?

IA: El disco es importante porque es como nuestro bebé [risas]. Trae una composición basada en sonidos de los ochentas, ritmos un poco raros. Hay un tema con una 808 (batería de trap) y la mezclamos con sonidos viejos, intentamos buscar sonidos un poco inusuales. Queremos que desde que salga sea nuestra carta de presentación.

FM: Como obra un disco es importante. Para mi es nuestra primera expresión artística y una manera de decir: “Esto es Fransia”. Tiene vida propia. Fransia es un campo mórfico en el que la gente se ve tocada pero hay un intercambio, y Fransia se ve transformado por la gente que resuena con ese campo.

SPE: ¿Qué tan importante es todo lo paralelo a la música?

IA: Justamente, para nosotros es fundamental. Todos los sencillos que sacamos tienen su video, su tapa original y su estética.

“Queremos cambiar el mundo con Fransia”

FM: A la vez cada tapa de single tiene su línea conceptual. Quisimos que el disco sea visual también. Queremos que todos los temas tengan video, y creo que nos falta uno o dos por grabar.

SPE: ¿Qué expectativas tienen con la salida del disco?

IA: Lo presentaremos oficialmente en febrero o marzo con toda la súper puesta en escena. Nos vemos tocando el disco entero y empezando a pensar en el siguiente. Nos va a llevar a otras provincias y países limítrofes. Estamos haciendo los pasos correctos para expandirnos.

FM: Queremos cambiar el mundo con Fransia. Somos muy ambiciosos. Nuestra visión es que somos conscientes de que hay que ir paso a paso, pero queremos y tenemos la intención de llegar a todo el mundo, que sea algo súper masivo y que el intercambio se expanda por todo el mundo.