RE SIGNADOS: LOS UNIVERSOS POSIBLES

La resignificación como punto de partida: así nació Re Signados, el dúo conformado por Carolina Ban y Gonzalo García Blaya que recientemente editó su primer EP, La Bola Ciega (2018), editado por BPM discos. Antes del primer recital del año, el sábado 26 de enero en Salón Pueyrredón, hablaron con SPE sobre la identidad de su propuesta musical, que fusiona melodías tanto exóticas como intrigantes, y explicaron por qué su música transporta al público a otra dimensión.         

 
Foto por Fer Carpenter.

Foto por Fer Carpenter.

 

SPE: En sus inicios resignificaban los covers que hacían y así surgió el nombre de la banda. ¿Cómo se ve plasmada esa búsqueda inicial en la actualidad?

RE SIGNADOS: Todo surgió espontáneamente y tocando de manera casera: somos muy melómanos y empezamos a descontracturar algunos covers que nos gustaban y a hacer un trabajo de resignificación, darles un sentido propio con nuestro sonido. Buscando ese sello personal nos dimos cuenta que teníamos una identidad. El sonido de Re Signados es un poco noise, un poco espacial, un poco dark, un poco synth pop, con una impronta punk que es muy marcada tanto en la manera de tocar la guitarra eléctrica como en la voz y la forma descontracturada de cantar.

SPE: En el pasado ambos formaron parte de otros proyectos. ¿Desde un principio se planteó que Re Signados fuese un dúo? ¿Qué los motivó a contemplar trabajar de a dos?

RS: Al principio, por ser pareja y estar en la misma, ni nos planteamos que queríamos ser un dúo. Se fue dando naturalmente. Con el paso del tiempo nos dimos cuenta que lo motivante de ser un dúo es que cada uno trata de sacar lo mejor del otro y el entendimiento musical es más profundo que con más personas. Es algo concreto, sincero y pragmático, tanto para componer como para salir a tocar.

SPE: Carolina, tu labor como productora de shows te permitió nutrirte de bandas muy diversas en cuanto a géneros. ¿Cuánto y de qué forma influyó ese trabajo en tu formación musical?

CAROLINA BAN: Mi pasado como productora nace de casualidad, porque tenía la necesidad imperiosa de ir a ver bandas sin parar. Empecé trabajando con Los Alamos y de ahí no paré. Me nutrí de conocer íntimamente y producir artistas variados en cuanto a géneros y estilos, tanto locales como internacionales. Esa variedad y cercanía obviamente que me marcó a la hora de componer porque son experiencias que te quedan en el alma y que después vas sacando. Lo que más valoro en un artista es el vuelo, el poder ir más allá de los límites establecidos, los que son descontracturados, viscerales y sacan todo su ser en el escenario.

Con Re Signados encontré mi identidad y pude sacar para afuera todo mi arte y mi musicalidad como nunca antes”.

Trabajar con Tame Impala desde el primer show en Buenos Aires, cuando todavía no los conocía nadie, y verlos ahí con todo su potencial, tan chicos y tan compañeros entre ellos, con un sonido tan nuevo y tan potente a la vez, me voló la cabeza. Todas estas experiencias alimentaron y nutrieron mi alma y ya era hora de darle un sentido y resignificar en mi música muchas experiencias. Si bien tuve un proyecto musical con amigas que se llamaba Las Toninas, con Re Signados realmente encontré mi identidad y pude sacar para afuera todo mi arte y mi musicalidad como nunca antes. Para mí la música es hacer auto-terapia, es trabajar el inconsciente, es estar conectada con el más allá, trascender barreras y liberarse de manera catártica, sobre todo en un escenario, dejarlo todo.  

SPE: Gonzalo, tocaste en la banda de Kevin Johansen y también fuiste parte del proyecto solista de Pil Trafa, líder de Los Violadores. ¿Musicalmente, qué aportaron esas experiencias a tu labor como músico? ¿Cuál fue el aprendizaje de esos dos referentes de la música?

GONZALO GARCÍA BLAYA: Rescato de mi experiencia con Kevin haber aprendido diferentes ritmos, sobre todo latinoamericanos, a los que no estaba acostumbrado, y así expandir mis conocimientos más allá del punk rock, la new wave y el funk que venía tocando. Además me nutrí mucho grabando en lugares profesionales como en el estudio de León Gieco. Con Kevin toqué por primera vez en escenarios grandes, en varios festivales y salí de gira.

Nosotros creemos en otros universos posibles a modo de escapatoria y a través de la música construimos otra dimensión, otra realidad”.

Tocar con Pil Trafa fue como cumplir el sueño del pibe. Cuando tenía 12 años era fanático de Los Violadores, tenía sueños repentinos tocando con ellos y el día que me convocaron para tocar un par de fechas y en el repertorio había varios temas de Los Violadores, no lo podía creer, fue una sensación increíble. Tal vez en Re Signados se abren compuertas que estuvieron cerradas en los momentos que era “el músico de” y ahora son liberadas siendo un proyecto más propio y más personal.

SPE: En la tapa de La Bola Ciega hay una mujer y un hombre vestidos muy elegantemente bajando por una escalera situada, parecería ser, en el universo, y se dirigen hacia algún lugar desconocido. ¿Hacia dónde se dirige Re Signados?

RS: Creemos en la conexión de este universo con otro tal vez desconocido: la realidad tal cual te la imponen es una construcción de las mentalidades racionales, de la sociedad, de los medios de comunicación, el Estado, las corporaciones. Pero nosotros creemos en otros universos posibles a modo de escapatoria y construimos a través de la música como otra dimensión, otra realidad. Entonces esa pareja está bajando al universo sonoro de nuestra dimensión.

SPE: El EP fue masterizado en New York por Iván Díaz Mathe. ¿Fue una decisión puramente artística? ¿Qué sonido buscaban encontrar allí?

RS: Sí, después de pensar en varios y posibles ingenieros de mastering, se nos prendió la lamparita pensando en que necesitábamos a alguien que tuviera muy buen manejo de las máquinas que usamos en función a un rock más oscuro y orgánico. Y conociendo los discos y el sonido Nairobi, que mezclan muy bien lo orgánico con lo digital, y apreciando otros proyectos personales de Iván Diaz Mathe, nos dimos cuenta que era la persona indicada para manejar nuestro mastering.

SPE: Hay una temática relacionada al universo muy presente en Re Signados. Ya sea en el video de la canción La Humanidad, en fotos que suben a sus redes sociales o en el arte de tapa de La Bola Ciega. ¿A qué se debe? ¿Qué mensaje quieren transmitir?

RS: Nosotros no queremos enviar un mensaje directo, si no que de manera poética expresamos las cosas que sentimos, que experimentamos y cada cual interpreta lo que quiere a raíz de lo que escucha y siente con nuestra música. Tal vez las canciones sean descripciones de un mundo apocalíptico más que el reflejo de un mundo feliz, y puede ser que por momentos jugamos a dar un mensaje de ideas alentadoras dentro de una atmósfera asfixiante y oscura. Jugamos con la dialéctica de dar un mensaje alentador dentro de un mundo oscuro y a la vez transmitir la tristeza o sufrimiento dentro de un mundo donde todos parecen estar “felices y muy cómodos”.

SPE: El sábado 26 de enero será el primer recital del año en el Salón Pueyrredón dentro del Ciclo Darklands. ¿Con qué se va encontrar el público ese día?   

RS: Darklands es una idea medio caprichosa que teníamos hace mucho tiempo de reunirnos con otros proyectos que admiramos y que de algún modo sentimos que están en nuestra frecuencia. Luego de muchas idas y vueltas lo pudimos concretar y salió un fechón, donde además de disfrutar de tremendas bandas la idea es que se genere un ambiente de mucha euforia y sensibilidad artística. Así, de a poco, queremos darle una identidad de club donde los amantes del lado raro, oscuro o poco convencional de la música encuentren un lugar en la escena porteña.