TO PIMP A BUTTERFLY: POLÍTICA DE BARRIO

¿Cuánto vale un artista? ¿Cómo se mide su valor? Si tomamos parámetros clásicos como la habilidad para componer buenas canciones, la relevancia del mensaje que intenta transmitir y el éxito comercial, podemos afirmar con total seguridad que Kendrick Lamar destaca en cada uno de estos elementos. El rapero de Compton es sin dudas una de las mentes creativas más importantes de la actualidad, ya que evocando un mensaje político clave sobre la realidad contemporánea y luciendo unas facultades líricas que lo ponen por encima de cualquier otro MC —quizás en toda la historia del género—, K Dot se coronó a sí mismo como el rey del mundo.

Como todo rey, Kendrick luce una corona con gemas del calibre de Good Kid, m.A.A.d. City (2012) y DAMN. (2017). Pero la piedra que más brilla entre sus posesiones es sin dudas To Pimp A Butterfly (2015), quintaesencia indiscutible de la discografía del artista.

Con un sonido que rearma y redescubre los viejos paisajes sonoros del funk y el jazz, la obra sabe ser una fusión perfecta entre estos clásicos géneros y la irreverencia del hip hop moderno. El LP se ha convertido con el paso de los años en una pieza clave de la música negra, sabiendo ser una obra que innova y revitaliza un sentimiento de identidad y pertenencia para con la cultura afroamericana. Gritos de protesta y ritmos para bailar sobre el fuego de una guerra social y política son algunos de los elementos que hacen a To Pimp A Butterfly uno de los discos más importantes de esta última década.

El álbum destaca por ser el primer paso fuerte del rapero en la industria previo a su gran éxito comercial con DAMN. —el cual presenta un sonido más minimalista y alejado del jazz funk de TPAB—. Resulta sorprendente la facilidad con la que el artista logra introducir temáticas incómodas en sus canciones sin que las mismas pierdan una sola pizca de groove, generando no solo una pieza política furiosa sino también un tanque comercial. La necesidad de pelear y bailar al mismo tiempo son los principales matices con los que el liricista compone esta oda a la identidad negra.

El concepto de «identidad» no solo aparece presente en cuanto a la comunidad afroamericana, sino también a Kendrick como individuo.

Retomando las anécdotas gangster de una juventud ficcionalizada en Good Kid, M.A.A.d. City pero con una aproximación aún más crítica que en su anterior trabajo, Lamar reflexiona sobre las condiciones que enfrentan los jóvenes afroamericanos en los ghettos. Observando la violencia que existe dentro de su comunidad como un círculo vicioso del cual no se puede salir fácilmente, debido al abandono del resto de la sociedad para con esos sitios marginales, el músico llama a la reflexión y al orgullo de raza en canciones como 'The Blacker The Berry’.

El concepto de «identidad» no solo aparece presente en cuanto a la comunidad afroamericana, sino también a Kendrick como individuo: la identidad de Kendrick, su relación con sus pares, con Dios y con su fama se encuentra plasmadas durante todo el disco, donde él toma una posición autocrítica sobre su lugar como una persona que pudo salir de las calles del ghetto y triunfar en la industria. To Pimp A Butterfly es un grito de orgullo pero también es el silencio de una mente que reflexiona, es el beat bailable de ‘King Kunta’ pero también es la oscuridad de ‘u’ donde el artista habla de sus ya superados problemas con el alcohol.

Durante toda la obra, el rapero recita un poema que se va construyendo lentamente y en partes. Para el final del disco, podemos escuchar el poema completo seguido de un montaje sonoro donde Lamar realiza una falsa entrevista a 2Pac y una reflexión final, donde el artista lee un escrito sobre una oruga que se convierte en mariposa. La mariposa es el mismo Kendrick, quien eclosionó de su caparazón y salió de las calles para traer a su gente un mensaje de amor propio y orgullo. El MC se plantea a sí mismo como un mesías de su comunidad, un profeta platónico el cual llegó en el momento indicado no solo para contar su realidad, sino también para hacernos bailar con ella y convertir el calor de la lucha en un goce.
——

Kendrick Lamar y su groove se presentarán en el Lollapalooza Argentina el 31 de Marzo. Acá podés adquirir tus entradas.