MIRANDA: CORAZONES DESEQUILIBRADOS

 
 

El pasado viernes 12 de abril, Miranda se presentó en el Sala Ópera —teatro ubicado sobre la calle 58 de la Ciudad de La Plata— con un show sumamente intenso que transfiguró el ambiente de aquella noche en algo frenético e impresionante.

El conjunto musical conformado por Alejandro Sergi y Juliana Gattas, quienes constituyen la identidad de este grupo a través de sus voces, se presentó de manera audaz con un show glamuroso que atravesó gran parte de su discografía en una noche desenfrenada y fascinante.

Cuando las agujas del reloj se aproximaron a las 22 horas, la música de fondo —que intentaba apaciguar el nivel de impaciencia que habitaba en aquella sala— dejó de sonar junto a un repentino apagón de luces que marcó la apertura del elegante telón que cubría el escenario.

En la profunda oscuridad que cayó sobre la sala del teatro, algunos rostros permanecieron expectantes bajo una tenue luz de los teléfonos celulares que irrumpieron la visual. Con una actitud fogosa, la audiencia estalló en aplausos y gritos para darle una cálida bienvenida a la banda.

Ante aquella situación de festividad, un loop rítmico de batería y sintetizadores marcó la entrada de los Miranda junto al destello de luces que iluminaron el escenario. Allí estaban Gabriel Lucena (bajo), Ludovica Morell (bateria), Anuk Sforza (guitarra) y, por supuesto, Juliana y Alejandro con aquellos extravagantes looks que fueron estéticamente pensados y tematizados bajo la impronta del color blanco, incluyendo el clásico par de anteojos que siempre utilizan en los primeros minutos del concierto.

Era el momento oportuno y ‘Bailarina’, el primer tema de la noche, desencadenó una vibrante seguidilla de canciones que sugestionaron al público a través de ritmos hipnóticos, dentro de los cuales sonaron ‘Horóscopo’, ‘Romix’, e ‘Imán’.

El setlist recorrió gran parte de los siete álbumes que conforman la trayectoria de Miranda, una de las bandas pop más importantes en Argentina, dentro de los cuales se destacaron Es Mentira (2002), Sin Restricciones (2004) y El Disco De Tu Corazón (2007).

Una de las características esenciales de este grupo tiene que ver con los tópicos abordados en cada una de sus letras, en donde los ejes temáticos apuntan al amor y al desamor, a los encuentros y desencuentros, pero que siempre impactan a través de su carácter alegre y bailable.

Sucedieron tantas cosas, en tan poco tiempo, que durante todo el concierto la concurrencia permaneció extasiada. Sin restricciones, la agrupación musical logró traspasar todo tipo de límites tanto físicos como inmateriales, adentrándose más allá en las miradas de sus seguidores.

El momento más feroz de la noche llegó con una seguidilla de hits que sacudió todo, en donde sonaron temas como ‘Ya Lo Sabía’, ‘Perfecta’, y ‘Prisionero’, que dieron lugar a la interacción, llevaron el espectáculo a otro nivel y lograron una búsqueda más sensorial y diferente, la cual conquistó a todas aquellas personas presentes.