ROSALÍA, ST VINCENT Y JORJA SMITH: EL TALENTO ALTERNATIVO

El Alternative Stage del festival Lollapalooza ofrece espectáculos que, si bien están a la altura de lo que aparece en los escenarios principales, en numerosas ocasiones no obtienen la visibilidad que merecen por encontrarse al mismo horario que otro show de mayor convocatoria. Claro que a veces esta regla puede tener su excepción, como ocurrió con Rosalía, quien a pesar de compartir horario con Bring Me The Horizon logró atraer a una cantidad de público extraordinaria.

Foto por Gonzalo Lopez.

Foto por Gonzalo Lopez.

La cantante de música urbana aflamencada no malgastó un segundo de su visita al país, ya que concedió una rueda de prensa horas antes de presentarse en el festival, en donde afirmó: “Cuando el artista es genuino y está encima de cada detalle de su propuesta, el público lo nota (...) nunca trabajé tanto en mi vida por un espectáculo como el de hoy”.

Luego de que Portugal. The Man terminara su show en el Main Stage 2, varias personas se iban aproximando lentamente al escenario alternativo con el objetivo de poder ver a la creadora de éxitos como ‘Malamente’, ‘Pienso En Tu Mirá’ y ‘Brillo’ (canción que sacó con el reggaetonero J Balvin).

El resultado fue una presentación de una hora de duración que dejó gusto a poco entre los fanáticos de la cantante. Más allá de que Rosalía es una artista emergente con pocos años de carrera, el potencial de su show salta a la vista de manera inmediata, y es una lástima que el mismo haya sido condicionado por el anticlimático horario de las 17:45 hs.

Desde la aparición de su nombre en el lineup, los fanáticos de la catalana pidieron ansiosos un sideshow para poder disfrutar de su concierto de una manera más «privada». Aunque corrieron rumores de su posible confirmación, los pedidos no pudieron ser satisfechos y debimos conformarnos con una presentación que, si bien no decepcionó, dejó al público argentino impaciente por su próxima visita.

Por su parte, St Vincent —la única de estas tres artistas con más de una obra en su discografía— hizo su presentación en la segunda jornada del festival. La cantante se subió a las tablas con una ambientación tan austera como intrigante, donde ella sola parada sobre una plataforma con nada más que un micrófono y una guitarra (la cual cambiaba para cada canción, siendo todas parte de su línea Signature Ernie Ball), fue suficiente como para que el show de una hora de duración mantuviera a todo el mundo expectante.

Con Masseduction (2017), su más reciente disco bajo el brazo, la cantante no solo trajo a nuestro país algunos de sus últimos hits como ‘Los Ageless’ y ‘Savior’, sino también clásicos como ‘Cheerleader’ y ‘Digital Witness’. Con una audiencia que no presentaba la extensa cantidad de concurrentes que había logrado Rosalía la tarde anterior —probablemente por la presencia de The 1975 en el Main Stage 1 al mismo horario— la americana brindó la que podría ser calificada como una presentación «íntima» para quienes se acercaron a verla.

Foto por Gonzalo Lopez

Foto por Gonzalo Lopez

El único detalle que generó algunas quejas entre los presentes fue como la pantalla que se encontraba tras la artista fallaba constantemente, no permitiendo ver las visuales que Annie Clark (nombre original de St Vincent) tenía preparadas para el show. Estos desperfectos técnicos se repitieron a lo largo de todo el festival tanto en el escenario alternativo como en los principales.

Ya en la noche de la tercera jornada del festival, Jorja Smith aportó soul y R&B al evento. El show comenzó tímidamente mientras la cantante iba tanteando la química que se generaba con el público argentino. Lentamente, la joven británica fue desenvolviéndose y mostrando sus increíbles habilidades vocales.

Más allá de tener una corta trayectoria (habiendo salido hace un año su primer disco, Lost & Found), y al igual que Rosalía el día anterior, Smith demostró una capacidad espectacular para hacer bailar y cantar al público con sus canciones (entre las que destacaron las dos utilizadas para cerrar el set: ‘Blue Lights’ y ‘On My Mind’). Sin dudas, Jorja nos dejó con la sensación de que la próxima vez que veamos su nombre en un lineup será con letras mucho más grandes.

De esa manera, esta sexta edición del Lollapalooza demostró nuevamente que los grandes talentos puede encontrarse en cualquier rincón de sus inmediaciones. No fue necesario recurrir a los Main Stage para disfrutar de shows a la altura del festival, pues estas tres talentosas mujeres hicieron vibrar las tablas del Alternative, cada cual con su estilo.