HAUSI KUTA: EXPERIMENTACIÓN SONORA E INTROSPECCIÓN

Residentes de Santiago de Chile, los Hausi Kuta se preparan para girar con su nuevo trabajo de estudio, Bestiario (2019), después de que su álbum debut, Variaciones (2016), les mereciera una nominación como Artista Revelación en los Premios Pulsar 2017 y un lugar en el Lollapalooza Chile 2018.

 
4.jpg
 

SPE: ¿Cómo fue el proceso de composición y producción de Bestiario?

Alejandro Saenz: Primero compusimos, luego hicimos maquetas y ahí fuimos al estudio y grabamos dos semanas. Después, a mezclar y regrabar en función de lo que podía funcionar mejor. ¿Qué fueron? ¿Seis, siete meses? [Se miran, corroboran la información].

SPE: ¿Dónde entró la figura de productor?

Benjamín Walker: Con las maquetas desarrolladas. Ahí nos acercamos a Lego Moustache y Nacho Soto, que eran parte de Astro. El proceso de elaboración pasa mucho por escuchar la canción. Si la canción te pidió algo «de guata», como decimos en Chile, que sea así.

“Al trabajar en la misma casa hay una energía distinta que confluye”.

SPE: Cuando se está grabando se generan ciertos rituales… ¿Qué lugar recuerdan como especial del período de grabación de Bestiario?

BW: Triana es una cooperativa de productores de nichos distintos. Está Claudio, que produce bandas tradicionales del folklore chileno, están Lego y Nacho, que vienen de algo más alternativo... al trabajar en la misma casa hay una energía distinta que confluye.

AS: Perdimos la noción del tiempo. Estábamos harto en el estudio. El proceso fue abordar todos los días una canción: cada una es un viaje con distinto timbre, distinto sonido, distinta temática.

SPE: ¿Qué onda para ustedes venir a Argentina? Hablando un poco de la escena en Chile… ¿Sienten que hay algo que está sucediendo?

BW: Argentina era un fin en sí mismo. Más allá del afán de viajar tocando, que es quizá el sueño de todos como artistas, acá hay algo en relación al nicho de música que hacemos, y en Chile la contienda es desigual porque somos una población muy pequeña. En Argentina está todo el estímulo de las bandas que hay, una estructura en la escena independiente y en la mainstream. Nutrirse de todo eso es elemental para poder seguir echándole carbón a la máquina. Venir para acá tiene que ver con llegar a un espacio donde creemos que nuestra música puede ser bien recibida. Para nosotros la búsqueda tímbrica y de texturas es muy importante. Una canción corriente podría descomponerse en melodía, armonía y ritmo. Para nosotros la parte sonora es tan importante como esas tres.

SPE: Se siente. Sus temas tienen un desarrollo lento, son mántricos. La construcción de a poco hace que la textura tome un primer plano.

AS: A veces nos piden un fragmento de 30 segundos para promocionar y nosotros nos miramos y ¡no tenemos! Sabemos que hay que ser pacientes con nuestra música, sentarse con unos buenos fonos o monitores, está hecha para eso.

SPE: Ya tocaron en La Tangente. ¿Qué tal la fecha? ¿Cómo fue su experiencia?

BW: Lo primero que dijimos fue: «Ojalá hubiera un lugar con estas dimensiones y esta técnica en Santiago». Como dicen aquí: «te ayuda a flashear». Te permite mostrar algo y que la gente lo sienta, hacer bien tu trabajo. Compartimos fecha con Impermeable y Julepe, nos invitaron a abrirles.

AS: Se armó sobre la hora, así que tuvimos que inventar este formato de dúo. Abrimos el Ableton, achicamos a los otros miembros y los trajimos para acá. Reversionamos las canciones. No nos gustan mucho las secuencias, así que en vivo tratamos de tocar todo lo que suena. Necesitábamos un formato para poder tocar en todos lados, es como un dj set.

SPE: ¿En general arman versiones distintas para los shows?

AS: Cada vez hay más momentos que no están en el disco. Estamos despegándonos un poco de «la lista», es un proceso que está evolucionando constantemente.

SPE: En la grabación del disco, ¿samplearon algo raro? ¿Grabaron en algún lugar especial? Dato curioso para los snobs de grabación.

BW: Hay una canción que se llama 'El Día' y yo dije: «Me suena un bombo legüero acá», marcando casi como una chacarera. El guitarrista dijo: «Yo acabo de ver una clase de bombo de este tipo que toca brutal», y entonces Youtube, la bajamos, la metimos en la mpc, distorsión al chancho y ahí fuimos tocando.

SPE: ¿Qué onda vivir de la música en Chile?

BW: Precario. Yo puedo hacer un paralelo porque tengo un proyecto solista que es más de cantautoría, como Lisandro Aristimuño, con el que me va bien. Y con Hausi Kuta estamos metidos en un nicho más de melómanos, es más difícil. Aunque el chileno tuviera mucha cultura de ir a ver música en vivo, que no es así, aún así costaría mucho.

AS: Vivir de tu proyecto es prácticamente imposible y siempre lo tienes que complementar con otras cosas: complementar con clases, ser músicos de sesión.

BW: Ahora, no siendo tan pesimista, la escena está evolucionando. Entre que hay más tecnología, se ha abaratado, los lugares mejoran su técnica, los músicos comienzan a tomar más conciencia para exigir condiciones mínimas para trabajar.

9.jpg

SPE: Y hay que organizarse. Las pibas estamos peleando por la ley de cupo femenino para participar en festivales. Hubo revuelo por los dichos de un productor de un festival masivo...

BW: Ese tema rebota mucho en chile. Francisca Valenzuela, que es una cantante muy popular, armó un festival que se llama ‘Ruidosa’, e hizo su versión en México. La curaduría son puras mujeres, y hay muchos propósitos dentro del festival: mostrar la cantidad de artistas que hay, y en la interna enseñar a todas las mujeres parte del oficio, trabajar con una infraestructura grande. Educación para el público y para las propias artistas. Y esto tuvo repercusiones específicas: en la Cumbre del Rock Chileno se peleó por redes sociales que hubiera una cuota de género y de ahora en adelante hay un cupo de 50% hombres y 50% mujeres.

SPE: ¿Toman lo visual como parte de la experiencia de la banda en vivo?

AS: Sí, absolutamente. Ahora estamos reestructurando el show a banda completa y sintonizando mejor luces y visuales. Es importante para nosotros, también, porque el baterista es sinestésico. Eventualmente va a estar conectado con un casco para que la gente vea lo que él ve. [risas] Es necesario ayudar a la gente a que entre en el mood para que puedan disfrutar, llevarla de la mano al viaje que queremos proponer.

BW: Nos dimos cuenta de que había una cantidad de energía que le estábamos poniendo a la composición y arreglo de las canciones, que no se la estábamos dando al vivo. Siendo que queremos que sea una experiencia, implica que haya otros elementos.

SPE: ¿Cuándo vuelven?

BW: La idea es hacerlo lo más pronto posible, mayo posiblemente, venir con banda completa. Así que van a estar escuchando de nosotros.