1915 EN NICETO: LA PEQUEÑA LUZ

Cobijados por el penetrante frío de una de las primeras noches heladas del otoño, una buena cantidad de jóvenes aficionados de la música se congregaron tímidamente frente a la puerta de Niceto Club. Sin dudas, la causa para esto era especial: 1915, una de las bandas más prometedoras de la escena pop actual, presentaba Bandera (2018), su más reciente trabajo discográfico, en el ya mítico local palermitano. Los encargados de abrir la noche fueron HTML —proyecto de la cantante Marina Saporiti—, y La Otra Cara De La Nada.

04_HMTL.jpg
08_LAOTRACARA.jpg

Con su música performática dotada de un aura industrial y oscura, HTML dejó en claro por qué es una de las artistas más extravagantes de la escena actual, demostrando ser totalmente merecedora de subirse a un escenario como el de Niceto (aunque esperemos poder verla en una fecha propia más temprano que tarde). Su presentación fue un torbellino de distorsión noise y poesía ecléctica mezcladas a la perfección.

Por su parte, el indie rock de La Otra Cara De La Nada sirvió como una tierna caricia a los presentes, quienes disfrutaban de la dulce pero ansiosa espera por el concierto principal. Como una calma antes de la tormenta, los misioneros lucieron sus mejores facultades con una propuesta tanto cancionera como ambiental. Antes de bajarse de las tablas, los músicos anunciaron que su siguiente fecha sería ni más ni menos que en el Centro Cultural Kirchner el próximo 25 de mayo: "Vamos todos con la escarapela", bromeó Germán Vázquez (bajo y voz) en referencia a la fecha patria en la que se realizaría el recital.

Llegadas las 23 horas, el cuarteto de zona norte (acompañados por una segunda viola y percusión) salió de entre una densa capa de humo que ocupaba todo el escenario para hacer frente a su público. Curiosamente, y en referencia a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, los fanáticos evocaron el cántico “Vamos a volver, vamos a volver” segundos antes de que la agrupación se presentara, reafirmando el compromiso político que se palpita en cada show de la noche porteña desde hace ya algunos años.

‘Prisma’ y ‘Sur’ abrieron el concierto y pusieron a toda la audiencia en el tono correcto para lo que sería una auténtica fiesta. Fue en el segundo tema que a las seis personas en el escenario se le sumaron un pequeño equipo de vientos, ampliando los matices melódicos ofrecidos por la banda. Luego, ‘El Enemigo’, con su sampleo de una entrevista realizada a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo durante el mundial del ‘78, provocaron un ferviente aplauso de parte de todo el público.

El primer invitado de la noche fue Machingo Ruso, trombonista de Morbo y Mambo, quien participó en la grabación del tema que se avecinaba en el set: ‘Olas’.  Tras esta canción dotada de tintes reggae ambientales, un  joven poeta se hizo presente en el balcón vip del venue. Rodrigo Armoa, mejor conocido como Poeta Villero, recitó algunas rimas propias como antesala a ‘Invencible’, logrando cautivar la atención de todos los presentes y, probablemente, causar la curiosidad suficiente como para buscar sus trabajos.

03_1915.jpg

Durante el show, hubo dos momentos que podrían ser destacados por su cualidad «personal»: el cover de ‘Adela en el Carousel’, que fue seguido por la frase “Sin Charly Garcia no seríamos nada” por parte de Cruz Hunkeler (guitarra y voz), y la versión minimalista de ‘El Gede’, la  cual solo contó con las melodías de teclado de Penzo y la voz del ya mencionado cantante.

La lista de invitados no terminó ahí: Feli Colina subió para cantar ‘Dame Una Bandera’ y Facundo Castaño, de El Zar, acompañó en voces la canción ‘Ya No Se Qué Hacer’. Pero aún quedaba uno de los mayores hits de Bandera: ‘Policia’, tema donde Cruz dejó salir toda su frustración contra los medios de comunicación hegemónicos, pero con una lírica más que optimista. Luego de esto, los músicos aprovecharon para agradecer a todos los presentes antes de marcharse momentáneamente del escenario.

Antes de que ‘Del Sueño, la Paranoia y la Vigilia’ oficiara como cierre de la presentación, el ya clásico coreo contra el presidente de la nación Mauricio Macri marcó su presencia en el espectáculo.

Con una buena cantidad de melodías pop elegantemente ejecutadas, 1915 brindó nuevamente un show certero y alegre que resaltó tanto por la gran variedad de invitados como por ser una pequeña luz entre toda la oscuridad que hoy en día atraviesa nuestro país a nivel político.