ONOFF: FUERZA Y SANGRE

OnOff es un dúo instrumental compuesto por Poly Pérez (stick) y Javier Herrlein (batería). Su disco, Diez Maneras Fáciles de Volver Las Cosas Más Difíciles (2018), es un paseo cargado de riffs pesados y adrenalina. Los temas son capítulos que cuentan una historia independiente a su manera, pero forman un todo muy llamativo. Hoy en día, con fórmulas preestablecidas para el éxito y con todo al alcance de todos, un grupo de estas características es, cuanto menos, llamativo. Antes de la presentación del disco el viernes 7 de junio en el Teatro Sony, charlamos con ambos sobre la idea (o la ausencia de una) detrás de la banda.

SPE: ¿Qué han aplicado a este proyecto que hayan aprendido a lo largo de su carrera?

Javier: Yo creo que lo que ponemos en la música y en el conjunto es fácil de responder: la experiencia. Pero más allá te diría la administración, incluso de sensibilidades. Cuando pasa el tiempo uno se conoce como músico y aprende qué aplicar y qué no en momentos determinados. Esa experiencia enseña qué hacer en situaciones determinadas. No sé Poli, yo siempre tuve bandas. La experiencia de tantos años tocando hace que uno se pueda anticipar e incluso resolver cosas que nunca vivió antes.

SPE: ¿Cómo surge la inclusión de Javier?

Poli: Nos presentó un amigo en común, Javier es el séptimo baterista de la banda. Eso también es parte de la experiencia, vas conociendo gente, descartando, teniendo onda con otros, etc. Nos juntamos y se dio la química que tenía que darse. Volviendo a lo de antes, esa experiencia hace que ya sepas algunas cosas, vas navegando las aguas y ya sabés cómo viene la corriente. En lo musical y como personas somos muy libres, la química funcionó más allá de cualquier cosa personal.

ONOFF 03.jpg

SPE: El hecho de ser dos, haciendo este tipo de música, con un disco con el nombre del suyo y con nombres de temas que son solo capítulos, ¿es una decisión política pensada? ¿Están yendo en contra de algo?

P: No, simplemente pasó. Justamente, tenemos espíritu bastante libre y hacemos lo que queremos. Se dio que lo que queremos funciona. Ya si te embarcas en un dúo de stick y batería de entrada sabés que es complicado, pero nosotros naturalmente somos medio freaky y hacemos las cosas así.

SPE: Hay quienes creen que las bandas instrumentales no tienen nada para decir. ¿Es así?

J: Tienen mucho para decir. El arte tiene muchas maneras diferentes de expresión. Un cuadro no habla, una película muda tampoco, la música puede que sí o que no. Creo que uno puede hacer arte con lo que se siente capaz o se atreve, y lo puede defender como si fuera lo mejor de uno. Muchas veces es lo mejor de uno. Por otro lado está el negocio, y eso es como una marca de una gaseosa: genera trabajo. El arte lo podés acomodar sin pensar en el negocio directo, después puede ser un boom o no. Después podés hacer arte y ver si se hace negocio, o hacer negocio con algo que parece arte.

SPE: ¿El mensaje entonces podría ser la forma? ¿Buscan comunicar algo con su estética?

P: No hay una idea formada de comunicar algo. Si te parás delante de un cuadro a ver un desnudo lo que menos vas a ver es una naranja. Lo que estás viendo es otra cosa, más si sabás del tema. Pero en realidad lo que ves es la forma en la que el artista pudo traducir una cantidad de luz sobre un determinado lienzo. Y esa luz cambia constantemente, entonces el artista intenta transformarlo en algo vivo y eso te toca. Nosotros no planeamos eso. Va sucediendo naturalmente y ya. No buscamos un efecto, se genera y nos retroalimenta.

“Vos tocás una nota y esa te dice cuál es la otra, y esa la siguiente”.

SPE: ¿Cómo son sus sesiones para componer?

J: Son complejas, yo puntualmente no vengo silbando una melodía y después la meto y la vamos puliendo. Vos tocás una nota y esa te dice cuál es la otra, y esa la siguiente. Te podes hacer cargo de la composición si querés, pero en realidad solo le estás sacando la tierra de encima. La música sucede, se escribe sola.

SPE: ¿Cómo se manejan en vivo?

P: Somos un buen complemento de ir pintando líneas. Cada parte de cada tema es un viaje, nosotros nos tenemos que hacer cargo de que ese viaje sea lo más placentero posible, con los diferentes matices o los diferentes paisajes que verías por la ventanilla. Nos atrevemos y nos dejamos ser. Hacemos cositas distintas a lo que el tema suena, a lo que fue en un show anterior. Pero siempre respetando estructuras y el leitmotiv. No es que cada show es otro show, hay coherencia e innovación. El público, el lugar, nosotros, nuestro estado de ánimo, todo influye. El que dice que su día no le influye para tocar, miente.

SPE: ¿Qué puede esperar la gente en el Teatro Sony?

P: El disco completo. Es un show solo nuestro. Venimos tocando en festivales y otras bandas, pero este es íntegro nuestro y eso lo hace especial. Será un show con todo lo que trae y transmite OnOff: fuerza y sangre.