BABASÓNICOS EN EL HIPÓDROMO: INDISCUTIBLEMENTE DISCUTIBLE

Durante la conferencia de prensa que dieron en el shopping Alto Palermo, los integrantes de Babasónicos habían comentado que el Festival Discutible sería la presentación más grande de su historia, y la que más tiempo los mantendría encima de las tablas. Catalogado por ellos mismos como “el show de todos los shows”, el espectáculo fue planeado con un setlist que rondaría las 30 canciones y cuatro bandas soporte (las cuales se presentaron en un escenario más pequeño enfrentado a la estructura principal). Un pseudo-formato de festival, un decorado cambiante, un setlist repartido en tres actos con el fin de “dividir la intensidad de la presentación” y una propuesta “para que la gente vaya y disfrute la tarde en el Hipódromo” fueron los elementos que vaticinaban al Festival Discutible como uno de los eventos más importantes del año.

Desde las 18 hasta las 20 hrs, Conociendo Rusia, Ibiza Pareo, CA7RIEL & Paco Amoroso y Juan Ingaramo dieron apertura al espectáculo con presentaciones fuertes pero cortas, las cuales no sobrepasaron los cinco temas. Sin generar demasiado revuelo entre los espectadores, los artistas fueron pasando uno a uno hasta que llegó la hora del plato principal: comenzaba el primero de los 3 segmentos del show de los Babas.

Foto: cortesía PopArt.

Foto: cortesía PopArt.

La primera parte fue la más tranquila de todas, con luces fuertes y visuales no muy llamativas que permitían a los músicos esconderse entre sombras, con excepción de un Adrián Dárgelos que no dejaba de ser perseguido por el reflector ni un segundo. Con pocas canciones de su más reciente disco Discutible (2018), las más cantadas fueron ‘Pijamas’ y ‘La Lanza’, siendo esta última la elegida para darle cierre al primer segmento del espectáculo. El sonido fue limpio a lo largo de la noche, con la excepción de un bajo excesivamente fuerte, el cual hizo sufrir un poco a los que se encontraban delante de todo.

Más allá de que se sumaran dos grandes telones a la escenografía, el segundo acto no se diferenció demasiado del primero en cuanto a lo visual. Esto fue un tanto decepcionante, ya que la banda había prometido un escenario «mutante» y una puesta en escena diferente en cada sección. Aunque es cierto que hicieron mover a todo el Hipódromo cuando sonó su ancho de espadas ‘Irresponsables’, una predominancia de canciones del último álbum hizo que, en cuanto al setlist, la segunda parte sea la que menos movilizó al público.

Sin embargo, para este punto de la noche Dárgelos no paraba de agradecer a los presentes por concurrir al festival, arengándolos con frases como “si quieren más temas viejos, van a tener que darme más” ante las muestras de cariño y amor que se connotaban en los gritos del público. Para cumplir esta promesa, ‘Sobre la Hierba’ hizo su aparición a mitad del segundo segmento, canción que el vocalista introdujo diciendo: “Todos saben que esta es la señora más vieja de toda la noche”, a modo de broma. Cabe destacar que al cantante se lo vio totalmente conectado con el público, interactuando constantemente durante todo el concierto.

En los días previos al evento, Babasónicos anunció en su cuenta de Twitter qué canciones iban a tocar en el primer y segundo acto del recital, dejando al tercero como una gran incógnita para los espectadores. Clásicos como ‘Y Qué’, ‘Putita’ y ‘Risa’ fueron casi tan disfrutados por el público como la frase de Dárgelos al final de ‘Los Burócratas del Amor’: “Yo daría muchos días para que se repita esta noche, hagamos que se repita todos los años”, ilusionándonos a todos con una posible repetición de este formato y haciendo de la tercera parte la mejor de todas.

Si bien cerraron el tercer acto de manera increíble con ‘Carismático’ y ‘Yegua’, un encore en el que tocaron ‘Cuello Rojo’ y ‘El Maestro’ dejó a todos con un sabor raro en la boca. Quizás los fanáticos esperaban un punto final decorado con alguno de sus mayores hits como ‘Los Calientes’ o ‘Microdancing’, y esta fue una manera extraña de terminar un recital de tanta importancia.

A pesar del buen nivel de los Babas, no se llegó a sentir la experiencia que ellos mismos prometieron con este evento. Si bien la calidad sonora e interpretativa del conjunto es incuestionable, las expectativas que ellos mismos generaron fueron el factor determinante para que alguno se fuera «necesitando más». Cabe aclarar que lo propuesto por Babasónicos tiene un potencial enorme, el cual podría llegar a marcar un antes y un después en la música argentina si se lo desarrolla de la manera correcta. Ahora, la pregunta es: ¿Podremos ver en el futuro un show que explote todo este potencial, dándonos un experiencia digna de ser guardada en los libros de historia? La respuesta es discutible.

Foto: Mono Gomez.

Foto: Mono Gomez.